lunes, 30 de noviembre de 2015

GÉNESIS DE LA CANCIÓN “COMANDANTE CARLOS FONSECA”.*

Conversación con Carlos Mejía Godoy

──────────Ω ──────────
COMANDANTE CARLOS FONSECA, FUNDADOR DEL FSLN
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

¿Cómo fue haciéndose ese canto a Carlos vencedor de la muerte…? ¿Cómo fue gestándose ese himno que millones de voces emocionadas repiten hoy con el pensamiento firme entre los ojos del fundador del FSLN, del conductor de este Revolución del pueblo? El Sistema Sandinista de Televisión (SSTV) hizo una entrevista a Carlos Mejía, creador del himno, entrevista que VENTANA reproduce por el interés que representa.

Iván García: Carlos, creo que muchos nicaragüenses, como yo, se te han acercado en algún momento, para preguntarte algo del origen de algunas canciones. Específicamente,  yo deseo saber –en primer lugar— ¿en qué circunstancia surge la idea de crear una canción para el Comandante Fonseca?

Carlos: Nos encontramos en Diciembre de 1978. Acaba de morir mi papá, Carlos Mejía Fajardo: un suceso que me sacudió profundamente, porque Chas Mejía –como le llamaban los que le conocieron— fue una especie de “baqueano” en mi desarrollo como artista. Por eso, su muerte impactó seriamente mi vida emocional. Para suerte mía, en esos días difíciles, el Comandante Tomás Borge me manda a llamar para ponerme una tarea concreta: crear el nuevo Himno del FSLN y  escribir un homenaje a Carlos Fonseca.

No debemos olvidar que en ese momento aún no se ha dado la Unidad Sandinista en forma definitiva, lo que hace más compleja la elaboración de ambas canciones.

Iván: Es curioso, que el Comandante Borge en ese instante le haya dado tanta importancia al HIMNO como el canto dedicado al fundador de nuestra Vanguardia. ¿No te parece?

Carlos: Pienso que no solamente se da el hecho de que tanto Tomás como Carlos hayan sido compañeros de lucha.  Yo pienso que, independientemente del entrañable cariño que les unía, el Comandante Borge pensaba que era un acto fundamental de Justicia rescatar la figura de Carlos Fonseca.  Y es que sucedía un fenómeno: los nuevos mártires iban con sus nombres cubriendo los nombres de los demás. Y por eso era urgente destacar a los primeros luchadores  y colocarlos en el sitio que ellos conquistaron “a punta de corazón y de metralla” como diría Gioconda.

Iván: ¿Qué fue primero, la letra o la música?

MANUSCRITO ORIGINAL DE LA CANCIÓN

Carlos: Bueno… si no tuviera este manuscrito que localicé en unos viejos papeles, no sabría con precisión cómo empezó a nacer este canto. Como podés observar, antes de la primera estrofa está escrito un borrador del estribillo, que originalmente decía:

                   Comandante Carlos Fonseca Amador
                            de la muerte total vencedor
         a la orilla de este “pareado” no aparece apunte alguno de la música, aunque no se descarta la posibilidad de que esa frase  ya llevaba algo de la melodía horizontal. Luego están los versos del cuarteto que –a excepción de la palabra TODA— es exacto al estribillo definitivo. Nótese la “interrogación” señalando el adjetivo, lo que expresa la inconformidad con dicha palabra. La melodía es igualita a la que aún permanece. Debo aclarar que técnicamente está mal escrita, con todos sus defectos, me servía para no olvidar el primer hilo melódico.

Más tarde, están escritas las palabras trasplantadas del manuscrito original del Comandante Borge, que más tarde se convirtió en el libro “CARLOS EL AMANECER  YA NO ES UNA TENTACIÓN”. Los números con los asteriscos van señalando frases guías para vertebrar tanto el contenido como el ritmo temático de la canción.

         1.- Poseídas por el dios de la furia y el demonio de la ternura…

         2.- En ese instante apareció Carlos Fonseca. Llegó hasta nosotros, con sus ojos bruscos, miopes y azules. Contundente, serio, de gestos extensos… (con sus pantalones brincacharcos).

    3.- Carlos se hizo hormiga, martillo, mecanógrafo. SEMPITERNO. Repartió letreros subversivos de pared en pared.

          4.- FINAL. Carlos murió con el corazón desbordando de amor hacia los hombres, con los ojos azules apuntando hacia el futuro. Cuando los afiches polvosos, insepultos, sean referencias, las generaciones libres recordarán a Carlos Fonseca.

MANUSCRITO ORIGINAL DE LA CANCIÓN
Iván: ¿Se puede decir que primero estructuraste las estrofas, partiendo de las frases del Comandante Borge y después musicalizaste dichos versos?

Carlos: Tengo la impresión de que así fue, aunque es factible también que la misma melodía haya ido abriendo el cauce rítmico para armar las estrofas, que no siempre  tienen el mismo número de sílabas. Además fíjate que –de acuerdo a este primer borrador— la canción fue evolucionando. Esto se puede notar sobre todo en la segunda estrofa.

                   El primer encuentro lo tengo bien claro
                   ojos bruscos miopes, azules intensos
                   pantalones blancos, brincacharcos
                   contudente, serio, de gestos extensos

         Estos cuatro versos fueron grabados en Alemania y por tanto, interpretados del mismo modo en el Festival de la Canción Política (Febrero 1979). Cuando volvemos a México en Marzo, ya ésta estrofa queda corregida así:

                   Cuando apareciste llegaste a nosotros
                   con tus ojos miopes, azules intensos
                   fuiste desde entonces el hermano
                   terco, indeclinable, sempisterno.

Iván: ¿O sea, que hacer esta obra, te llevó muchos días; meses tal vez?



Carlos: Probablemente sea la canción en la que he invertido más preocupación y  más tiempo. Para que tengás una idea de todo el trabajo de depuración que esta canción sufrió, te relato este pasaje. Al llegar a México, procedente de Alemania, había una estrofa que no me terminaba de gustar; y es la que se refiere a la muerte. Consulté al Poeta Julio Valle y le pasé la letra para que me ayudara a salir del atolladero. No sé si Julio tuvo mucho trabajo en esos días, o simplemente él no quiso tocar las cosas como estaban. Lo cierto es que una mañana, me desperté contento, porque un sueño me estaba dando lo que buscaba: la bala del enemigo (“La bala que me hiera será bala con alma…” Salomón de la Selva) tocaba el corazón de Carlos; y éste, como una bomba de contacto, estallaba derramando su luz sobre la Nicaragua insurrecta.

Iván: Analizando un poco el borrador original, observo que habías titulado a esta canción “ELEGÍA A CARLOS FONSECA” y luego borraste la palabra ELEGÍA. ¿A qué se debió ese cambio?

Carlos: Mirá, hermano. Yo siempre he tenido prudencia en usar palabras muy académicas para titular o subtitular una obra, máxime se trata del asunto literario que no es mi terreno.  Y eso de ELEGÍA me sonaba un poco rimbombante, solemne quizás. Yo me limito a escribir mi canto; luego vendrán los entendidos en las diversas materias  y dirán: esto es etopeya, epopeya o prosopopeya. Por eso, preferí dejar el título a secas: COMANDANTE CARLOS. Con decirte que hasta le quité los apellidos. Es más, en la canción sólo uso el apellido materno: Fonseca.

Iván: Pasamos a una cuestión muy concreta ¿La grabación dónde se llevó a cabo?

Carlos: Las voces son el compendio de grupos y solistas de gran renombre como SANAMPAY, GRUPO VÍCTOR JARA, NACIMIENTO, AMPARO OCHOA, LUPITA PINEDA, HELLY ORSINI, FRANCIS LABORIEL y alguien que se me escapa. Las cuerdas son esa orquesta de cámara de fama continental: CAMERATA PUNTA DE ESTE.

Iván: Estoy pensando en el lanzamiento de “COMANDANTE CARLOS” y el resto de “GUITARRA ARMADA”. ¿Cuáles fueron los mecanismos de divulgación?

Carlos: Bueno, compa, usted ya se puede imaginar la emoción de escuchar en altas horas de la madrugada los partes de guerra de nuestra entonces clandestina RADIO SANDINO. Y  entre el fragor de los combates, nuestras voces gritando: “Comandante Carlos… tayacán vencedor de la muerte…” Algo difícil de escribir.

Al mismo tiempo, los discos y casettes se reprodujeron por millares en muchas partes del mundo.

Iván: Al regresar a Nicaragua, ¿cuál fue tu impresión al poder cantar por fin, con todo nuestro pueblo, “COMANDANTE CARLOS”.

Carlos: Yo siempre, al hacer una canción, me planteo un desafío. Y  es que la canción debe ser una obra estéticamente digna de nuestro pueblo en lo que se refiere a lo cualitativo. Pero, al mismo tiempo no puedo escribir algo para ser asimilado únicamente por intelectuales, eruditos y diletantes. Y allí tenía algunas expectativas, cuando regresé a Nicaragua cuatro meses después del triunfo. Sin embargo todas las dudas se disiparon cuando aquel memorable ocho de noviembre de 1979, ante los restos sagrados de nuestro Comandante en Jefe, aquella PLAZA DE LA REVOLUCIÓN, totalmente llena de sandinistas, se convirtió en un insólito orfeón de hombres, mujeres y niños. Yo pienso que hasta los zanates se subieron a la cumbre de los laureles vecinos, para unir sus trinos a nuestras voces. Hasta entonces, cuando aquel mar de puños rebeldes parecieron tocar la piel del firmamento, cuando nuestra modesta tesitura quedó opacada por el inmenso rugido de las masas. Hasta entonces, sentí que la canción había logrado su objetivo. ¡Una vez más el pueblo tenía la última palabra!


(f) Carlos Mejía Godoy
Managua. 1 de Noviembre 1982
Jornada Ideológica Cmte. Carlos Fonseca
                             Año de la Unidad Frente a la Agresión.-         

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────    


* Entrevista publicada en: Ventana. “Barricada Cultural”. Sábado, 6 de Noviembre de 1982. Pp. 2 – 3

lunes, 23 de noviembre de 2015

CLUB RECREATIVO DE SEÑORITAS DE MANAGUA, 1917.


──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────
SOCIAS DEL PRIMER CLUB DE SEÑORITAS DE LA MANAGUA ALDEANA, 1919. 
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

Hace algún tiempo se quejaba el Director de la revista “Los Domingos”, en un muy bien meditado artículo, de la poca vida social que se nota en Managua, y después de poner en evidencia los malos resultados que causan a la cultura y al espíritu esta falta de afición a comunicarse entre sí y este apego a vivir retraídos, sin frecuentar otras amistades que las íntimas de toda la vida, hacía el articulista un llamamiento a la sociabilidad amplia y constante.

Mucho antes, un grupo de señoritas de lo más distinguido de aquí habían observado ya el mal, y deseosas de poner remedio a la apatía en que vivimos, concibieron un pensamiento que hace tanto honor a sus inteligencias como a sus corazones: crear un centro de diversiones que trabajara por la alegría y la socialización de esta ciudad capital. Tal es el origen del Club Recreativo inaugurado el 29 de diciembre de 1917 con un gran baile en casa de don Joaquín Navas.
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────
ANITA NAVAS
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

La Directiva estaba compuesta entonces así:

Anita Navas, Presidenta
Rosita Bernheim, Vicepresidenta
Amelia Argüello, Secretaria
Berta Wheelock, Tesorera
María Rivas  y Fidelia Sevilla, Vocales

Eran socias:

Angelita y Amanda Navas, Margarita Berneheim, Lulú Ortega, María Belli, Margarita y Rosalpina Espinosa, Leticia Argüello, Leonor y Rosa Huete, María J. Sevilla, Margarita Rivas, Alicia Marín y Beatriz Wheelock.

Estas niñas comprendieron que ellas casi no se veían ni comunicaban, que vivían aisladas sin razón ni provecho, y que era necesario acabar de una vez con el retraimiento funesto.

Fundaron su Club, comenzaron a organizar fiestas, bailes, paseos, etc., y hoy el Recreativo ha tomado cuerpo y es casi un poder del estado, un comité al revés de la Revolución Francesa, de alegría y de concordia sociales. Mientras la política y las demás luchas de la vida no hacen otra cosa que desunir voluntades y suscitar antipatías, el Centro fundado por tan simpáticas señoritas está dedicado a la buena labor de borrar recuerdos ingratos y viejas desavenencias entre las familias y a acercar cada vez más a los distintos grupos sociales para que la concordia venga a tomar el puesto ocupado hasta hoy por los recelos y los odios.

El empeño no puede ser mejor.— Managua es una ciudad de pocos esparcimientos. No hay grandes paseos, ni teatros, ni hoteles de lujo, ni ninguna de las atracciones de los centros europeos o de Estados Unidos. Y si agregáramos a esto la división, la guerra sorda, el espíritu del odio, la vida se volvería intolerable. Todo lo que venga por el contrario a unirnos, a desarrollar la armonía y el contento entre los miembros de la colectividad merece calurosa acogida y elogios entusiastas.

Nosotros se los damos a las señoritas del Club Recreativo, y si nuestra opinión pudiera servirles de estímulo para no cejar en el ideal que se han propuesto les diríamos que consideramos su fundación de gran utilidad y beneficio.

Los anales del Club Recreativo podrían escribirse en un abanico o en un carnet de baile, y  sin embargo ocupan buen espacio en la vida social de Managua.

Una amiga nos ha dado los siguientes datos:

En abril de 1917 se les dio un bailecito a las señoritas rivenses Amelia Ruiz y Amelia Zavala.

A la Presidenta señorita Anita Navas se le despidió con una recepción cuando su viaje a Panamá, y a su regreso se le obsequió con un baile en casa de don Heliodoro Solórzano.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────
LULÚ ORTEGA DÍAZ
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

A la socia señorita Lulú Ortega, con  ocasión de su viaje a Estados Unidos se le despidió con un banquete en casa de don Carlos Wheelock.

El día de Santa Rosa, se dio una de las fiestas más bonitas en honor a las socias señoritas Rosita Bernheim, Rosita Huete y Rosalpina Espinosa.

El 23 de octubre, cumpleaños de las señoritas Angelita y Anita Navas, se les dedicó también una fiesta.

       Últimamente se dio una recepción en homenaje a la distinguida señorita María Esguerra, hija del señor Ministro de Colombia, a quien se nombró socia honoraria del Club.

Fuera de esto, todos los sábados tiene reuniones u organizan paseos al campo.

El Club también se ocupa de hacer algunas caridades, como dar vestidos a los pobres y alistar niñas para la primera comunión.

Al terminar el año se eligió la nueva Directiva, resultando electas:
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

Ester Castellón, Presidenta.
Doña María de Zavala, Vicepresidenta.       
Rosalpina Espinosa, Secretaria.
Berta Wheelock, Tesorera.
Señoras, Blanca de Wheelock y Emilia Huete, Vocales.

Han sido nombradas socias honorarias las señoras siguientes:

Amelia de Castellón, Presidenta honoraria; Julia de Chamorro, Anita de Graham, Amalia de Martin, Rosa de Espinosa, Juana de Rivas, Carlota de Belli, Ángela Navas, Mercedes de Sevilla, Clemencia de Díaz, Chepita de Marín.

Y activas las señoritas: Virginia Ramírez Goyena, Esmeralda, Lola y Celina Guerrero.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────


domingo, 15 de noviembre de 2015

REUNIÓN DE TÍOS. Por: Juan de Dios Vanegas.


DR. JUAN DE DIOS VANEGAS
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

REUNIÓN DE TÍOS. Por: Juan de Dios Vanegas. En: “Caminos”, Revista quincenal de Arte y Comercio. León, Nicaragua, Julio de 1922. Número 8. Año I. Páginas 2 y 3. Director y Redactor: Agenor Argüello. Administrador: A. García Espinosa.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

         Quizás en todas partes exista la costumbre de llamar tío a cualquier viejecito distinguido del pueblo, como signo de popularidad; distinguido por su figura o sus extravagancias u originalidades. Dicen que en España, se llama así a las personas de edad y de respeto.

         Entre nosotros es una de tantas costumbres que van desapareciendo. También hemos tenido originales ridículos, o locos a quienes no se les decía tío, porque tenían otro cognomento más propio: Un capitán Vílchez, de exquisita irregularidad, pequeñito, contrahecho, arrugado como pasa, con cara y cabeza como semilla de marañón chinchina, corto de piernas, ceremonioso y siempre soñando con la investidura sacerdotal. Gran predicador (en armonía con su figura) como signo de vocación eclesiástica. Le veíamos cruzar las amplias naves de la Catedral con una manifestación de dominio en el semblante, mayor que la de los sacristanes viejos y seguido del coro terrible de muchachos ingeniosos y perversos. Vimos un Doctor Monene, que era anunciado desde lejos por la gritería escandalosa de los pilletes. Un Porongo, que avanzaba precedido o seguido del agudo puú, puú, de los granujas callejeros. Un don Gallo, siempre trajeado, con su huacal en la mano, sus señas al aire, yendo y viniendo sobre el atrio de la Catedral y recitando con precipitación frases inconexas, como: una dos tres, corre, cultiva, contempla.

         Pero la especie de tíos es legión. Mucho llegaron a nuestros días infantiles en el retablo de la leyenda, pintados y descritos de tal modo que, andando los días, no podemos decir con clara conciencia si los conocimos o no. ¿Existió Telica? Podemos afirmarlo y aun venerar la relativa inmortalidad de aquel risueño ancianito. ¿Hay alguien que recuerde haber conocido el llano de Telica? Pues en ese llano se encontró ese tío una guayaba tan hermosa que cuando le dio el mordisco gritó una lora adentro. Más de un gallero había ensayado la receta de tío Telica para obtener gallos de mordida terrible. ¿Cómo? Cruzó las gallinas con los gatos y nacieron y emplumaron los pollitos y empezaron cantando quiquirimiau…¿Quién no ha creído sentir de lejos, sobre la cumbre del monte, los imperceptibles pasos del zompopo, sin que pueda la vista distinguir su diminuta figura? En las noches de luna, en los corros de los campesinos, encontráis al discípulo del leyendario fantasista que sabe dar vida a andalujadas estupendas. Iba yo, dice uno, tras un novillo en el campo. Una rama me saca los ojos en la carrera. Caen al suelo, me inclino, los tomo, me los pongo y sigo tras la bestia en fuga, pero ¡bruto! me los puse al revés y en vez de ver el novillo me veía los sesos. Si buscáis la madre de esta anécdota inverosímil, tío Telica la refirió: “Era en los días del asedio del bárbaro Malespín a la ciudad rebelde. Aún no había permitido la entrada por el Cuadro, Bernabé Contreras; y Cabañas en su yegüita baya y Jerardo Barrios (sic) en su tordillo brioso se revolvían invencibles. Hay que enviar un espía al campamento enemigo. ¿Quién va? Tío Telica es el único. Al instante se coloca sobre la boca de un cañón de 24 que estaba en la torre del Calvario. Sale proyectil, se monta y  parte. Mira los cuarteles de Malespín, aquello es un horror de lanzas y bayonetas”. Cobra miedo. En ese momento el enemigo, dispara un cañonazo sobre la ciudad. Los proyectiles se encuentran y el tío ¡zas! trasborda al proyectil enemigo y vuelve a caer entre los suyos a contar la especie.

         Y por ese estilo los acaecidos raros e increíbles que algún día han de forma un libro, para que no se pierdan tantas cosas bellas a fuerza de ser autóctonas.

         Viene en seguida tío Vallellito. – Era este un vejete andarín, pequeñito, hablantín, nervioso, un poco chisgarabís, que vivía en el vecindario, en la calle, y no cumplía en la forma ni el fondo sus deberes matrimoniales. — Su mujer era una Jántipa corpulenta, de paso hombrano (sic) y violento, de ojos encendidos y de imperioso ademán. – En su casa era absoluta, dominadora. Mandaba a todos, y, el primero, a su marido, a quien hacía girar como si fuera un molinillo. Tío Vallellito le guardaba hondo temor, aunque refiriendo y queriendo hacer creer lo contrario. — De pronto suspendía su charla y se iba lijero (sic), murmurando “que fuerte que viene, más fuerte es mi Dios, etc.” Entraba a su casa silencioso. Luego se oía el estruendo: aquella tigra tomaba al tío, le oprimía la cabeza entre los muslos y lo aporreaba sin medida. El viejecito queda apenado. El vecindario había oído los porrazos y había que despistarlo. Salía él sacudiéndose con ambas manos y diciendo en voz alta y con aire satisfecho: “así quieren estas tales”. Y  este tío Vallellito aun tiene imitadores.

         ¿Quién era tío Cartita? Un hombrecito vivaracho; mequetrefe, que siempre andaba entre los músicos teniendo los papeles. ¿Por qué lo llamaban así? Porque siempre iba de prisa, con una carta que había recibido de la mujer más bella de León. Era un hombre feliz. Tenía que huir de las mujeres hermosas, porque lo perseguían, lo asediaban. Dichoso tío con sus sueños sonrosados. Tuvo su segunda edición en un antiguo portero de la Corte, que procuraba vestir correctamente, para corresponder al amor de las encopetadas señoritas. ¡Qué feliz cuando, advirtiendo que la sala estaba sola, se inclinaba para hacer como que recogía un perfumado billete amoroso, el que se guardaba mirando a todos lados, diciendo para sí ¡vean cuán dichoso soy! Iba a dejar los expedientes a casa de los Magistrados y decía, parado frente a una de las puertas de sus preferidas: Quien me ve con tantos papeles, pensará que soy Magistrado, y no soy más que escribiente! ¡Y era portero!

         A veces, por el Mercado, en la calle de Marcoleta, se miraban las curvas de una lluvia de piedras y se escuchaban los remolinos de gritos y algazara. En las interrupciones, percibíase la voz aguda de un chicuelo que decía: ¡tío José vaina de cobre! Ese tío era asediado por las turbas escolares, que hacían de él un blanco para sus travesuras. Él avanzaba con su mirada torva, siniestra, con una piedra en la mano, vestido con un saco de casimir luengo y raído y con una cara de hombre bravo, que pudo haber sido sargento de veteranos. Y ese tío tan perseguido de la chiquillería, es el inevitable en todos los viáticos religiosos, yendo a la cabeza, dando el agudo repique de la terrible campanilla.

         ¿De dónde vino tío Gallito? Un día lo vimos en nuestras calles, con su rostro risueño y achispado, el violín lamentable bajo el brazo y cantando coplas jocosas y algo subidas de color. Improvisaba con su flaco instrumento aires alegres que atraían a los muchachos y aún a los viejos. A la distancia se anunciaba con sus exclamaciones y las notas atropelladas de su violín agudo. Tenía facha singular y mostraba ingenio. En un corro de chuscos se quisieron divertir a su costa. Él se negó y uno de los chuscos le lanzó despechado un “váyase a la m…”. El tío volvió el rostro con ademán atento y, rindiéndole el sombrero, le repuso: “Allá nos vemos, hijo”. Atrevido como él solo con las mujeres, pero para el piropo encendido y el geste revelador; nada de abusos campechanos.

         Nuestro gran pintor Juan Cuadra, lo copió al óleo y fue el cuadro a la H. Asamblea Legislativa, para obtener una pensión en el extranjero. Era de ver al tío Gallito, con su vestido andrajoso, su rostro amable y expresivo, como de vinagre risueño, sus zapatos viejos, su violín, compañero, abogando por el joven pintor en una tela que palpitaba con la elocuencia más animada y convincente. ¿Qué se hizo tío Gallito? Desapareció como vino. Un día dejamos de ver al último de los tíos pintorescos que nos dieron nota singular en los días de nuestra vida sencilla y suave.


         Esta época ya no da esos tíos amables decoradores de los días de abundancia, sombreados de patriarcalidad. – Todos ellos han fundido y cristalizado en un tío temible, que usa tacón de hierro y que espanta a los pueblos, como aquellos espantaban niños. 

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

LOS “SANDINOS” DE ZÖBLITZ. Por: Marlene Franke. 1983.

Introducción del Director - Redactor del Blogspot: 

    Cuando el último dictador de la dinastía somocista fue vencido en Nicaragua, el 19 de Julio de 1979, la división de la geopolítica mundial incluía dos grandes bloques enclavados en Europa Oriental y en Europa Occidental. El primer grupo, comunista, incluía: Polonia, Rumanía, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia y la República Democrática Alemana (RDA). Esta división estaba marcada por la rivalidad ideológica, política, económica y por supuesto,  militar, de la cual surgió la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 1949 y por el otro bando, el Pacto de Varsovia conformado en 1955. 

   En Nicaragua surgían grandes desafíos. Los jóvenes nos aprestamos a formar parte del Ejército Popular de Alfabetización (EPA) que en 1980 fue distribuido en todos los municipios del país. La misión era alfabetizar. Esa labor fue cumplida por miles de muchachos  y muchachas; en ningún sitio faltó el maestro alfabetizador; desde la capital hasta los bordes fronterizos. 

      Este artículo que hemos escogido para compartirlo con ustedes, tiene  indicadores de la divergencia predominante en aquella época, bajo un lenguaje de conceptos y circunstancias. Interesa, sobre todo, reconocer la generosa bondad del pueblo alemán, y destacar dos datos consignados por la periodista Marlene Franke y que fueron perpetuados en el documento gráfico del fotógrafo Karl-Heinz Böhle, a saber: Dieter Kollodzinski, maestro de Dresde fue el único ciudadano alemán radicado en la extinta RDA, que viajó a Nicaragua y participó en la Cruzada Nacional de Alfabetización. Y, en el pueblito de Zöblitz se halla la única escuela de la extinta RDA que desde 1983 lleva el nombre del  Gral. Augusto César Sandino. 

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

LOS “SANDINOS” DE ZÖBLITZ

Por: Marlene Franke.  1983. 

UNA CLASE SOBRE "SANDINO" EN EL VESTÍBULO DE LA ESCUELA
──────────Ω ──────────

     En Zöblitz, un pueblito de los Montes Metálicos, se halla la única escuela de la RDA que lleva el nombre de Augusto César Sandino. Hace tres años, este establecimiento de enseñanza fundado un siglo atrás añadió a su historia una nueva tradición. Los 468 alumnos, 33 maestros y 8 educadores viven con Sandino y los sandinistas de la Nicaragua libre.

     Con motivo del 50 aniversario del asesinato de Augusto César Sandino, visitamos Zöbiltz y conocimos la escuela de la que el Dr. Róger Baldizón, encargado de negocios de la Embajada de Nicaragua,  ha dicho: “Esta escuela arraigará profundamente en el corazón de nuestro pueblo y nos hará recordar siempre que tenemos amigos en toda la RDA”.

     El 13 de septiembre de 1980, el Dr. Róger Baldizón entrega al director de la escuela, Helmar Lorenz, una vadera con la inscripción FSLN.

     El motivo para este acto simbólico es la celebración de un acto solemne, en el que la escuela politécnica de enseñanza general de Zóblitz recibe el nombre de Augusto César Sandino. Para los vecinos del pueblo es ya habitual el que se dé a las calles y  edificios nombre de conocidos antifascistas. Pero, en el primero momento, el nombre de Sandino les dice muy poco. ¿Quién fue Sandino? La mayoría de los vecinos deciden asistir al acto escolar para saberlo. Las palabras de Sandino “Prefiero morir como un rebelde que vivir como un esclavo” se divisan desde lejos en la fachada del edificio escolar y  dan a los vecinos de Zöblitz una primera idea sobe el héroe de la lucha por la libertad de Nicaragua. En el vestíbulo de la escuela pueden ver luego un retrato, creado por un pintor de la RDA en una noche; un rostro valiente y resuelto bajo el característico sombrero con alas levantadas. Es como si Sandino se hallara entre los alumnos y maestros del establecimiento.

EL VETERANO OBRERO HERBERT LIPPMANN
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────


Entre los vecinos de Zöblitz hay uno, el veterano obrero y Premio Nacional Herbert Lippmann, que recuerda la noticia, difundida en 1934, de que el entonces Presidente de Nicaragua, Juan Sacasa, había hecho asesinar alevosamente a Augusto Sandino. En Zöblitz se conoce también un episodio, que data del año 1929: el escritor y profesor mexicano, Germán Liszt Arzurbide[1], entregó en Francfort del Meno a los delegados del III congreso de la "Liga para la lucha contra el imperialismo y la opresión colonialista" una bandera, que las tropas del general Sandino habían arrebatado al enemigo norteamericano en un combate. Lo singular de ese trofeo era que llevaba el sello del ejército sandinista y la siguiente inscripción hecha por el propio Sandino: “Esta bandera fue arrebatada a las tropas imperialistas yanquis en el combate de El Chipote. ¡Patria y Libertad!”

La bandera fue llevada por un camino arriesgado desde Las Segovias a Alemania, pasando por México. El profesor Germán Liszt recordaba más tarde cómo fue acogida en el Congreso: “Los cuatrocientos delegados y todos los que estaban en la sala se pusieron de pie y prorrumpieron en calurosas ovaciones. Por todas partes se escuchaban gritos de viva en diferentes idiomas y el nombre de Sandino”. 

    En nuestros días, la bandera del FSLN en el acto que se celebra en la escuela es un símbolo del espíritu del internacionalismo proletario, que se ha convertido ya en tradición.

    En octubre de 1982 se entrega al primer secretario del Consejo Central de la Juventud Libre Alemana (FDJ) un álbum de fotografías de Zöblitz para ser enviado al Museo de Sandino en Niquinohomo.

   Los nicaragüenses visitan a menudo el pueblo en que nació Sandino y la casa de un piso, en la cual se halla el museo dedicado a él. El observador atento encontrará en él una gruesa carpeta de fotografías. Y por ella sabrá que en la RDA, en el pueblito de Zöblitz, existe una escuela en la que no sólo se honra a Sandino, sino que también se cumple en una forma peculiar e inconfundible su legado.

Entrega simbólica de un velomotor a un joven nicaragüense
que actualmente estudia en la RDA
 Su solidaridad con los herederos de Sandino es muy concreta, activa y eficaz: En 1981, los niños de la organización de los pioneros y jóvenes de la FDJ recogieron a través de trabajos forestales y de la entrega de papel viejo y de chatarra una considerable suma de dinero, con al cual compraron tres velomotores y los enviaron a Nicaragua para los alfabetizadores. 

Lo hicieron siguiendo el consejo de Dieter Kollodzinski,  un maestro de Dresde, que fue el único ciudadano de la RDA que participó en 1980 en la campaña de alfabetización de la Nicaragua recién liberada. De regreso a la RDA, contó a los alumnos y  maestros de la escuela de Zöblitz de la dura lucha del FSLN, que tenía que defender su patria y encontrar además tiempo y fuerzas para superar la ignorancia que existía en el país.

    El enemigo, dijo, es el mismo que hace 50 años y contra el cual luchó su “general de hombres libres”. Dieter Kollodzinsk les habló de sus impresiones, del espíritu de Sandino, que está vivo y presente en todas las ciudades y aldeas de Nicaragua.

    A la memoria nos viene una serie de artículos que publicó en 1929 la inolvidable Revista Obrera Ilustrada (AIZ), bajo el título “La gran lucha en Latinoamérica”. En uno de los artículos, los corresponsales especial F. Bach y el Dr. Gustavo Machado, representantes oficiales de Sandino y delegados del Comité manos fuera de Nicaragua, en México, contaban lo que habían visto entonces: “Una vez llegados a la zona de operaciones de Sandino, las cosas son ya más fáciles. Cuando los habitantes de las chozas se enteran de que vamos a ver a Sandino como amigos y aliados, nos reciben con los brazos abiertos. ¿Qué dónde está Sandino? ¡Sandino está en todas partes! nos dicen. Hoy allí mañana aquí. Pero nunca donde lo buscan los americanos. Vuela sobre el país como un águila, apareciendo ora en un lugar otra en otro.”

    Para los vecinos de Zöblitz la solidaridad y la simpatía hacia los herederos de Sandino es algo que se debe traducir en  hechos. En 1982 enviaron un nuevo regalo a Nicaragua: un microscopio para operaciones. Y el año pasado, los pioneros y miembros de la FDJ regalaron un aula escolar completa con pupitres, pizarras, mesas para experimentos, etc., a la escuela de Managua “Mártires de la Revolución”. En la víspera del 50 aniversario del asesinato de Sandino, la escuela de Zöblitz ayudó a instalar un centro de enseñanza en Jinotega, que se encuentra a un día de camino de San Rafael del Norte, donde Sandino tenía la base para sus operaciones militares.

      El 30 de mayo de 1981 se inaugura en Zöblitz una lápida con el nombre de Augusto César Sandino.

    En mayo, mes en que nació Sandino, se inaugura una lápida conmemorativa con su nombre, creándose así un nuevo símbolo de solidaridad con los combatientes de la libertad nicaragüenses. En el acto participa toda la ciudad. El mitin con Chéster Simpson, primer secretario de la Embajada de Nicaragua en la RDA, se convierte en una manifestación de adhesión política. Ahora los vecinos conocen ya muy bien a Sandino. Y saben que los sandinistas se hallan amenazados por EE.UU., en la actual Nicaragua.

     Los amigos nicaragüenses visitan Zöbiltz no sólo con motivo de fiestas y actos solemnes. Han estado ya allí en diversas ocasiones, para conocer a los “sandinos” del pueblo, el embajador de Nicaragua, Emilio Moreno y su familia, la vicepresidenta de la organización juvenil de Nicaragua Gladys Méndez y estudiantes nicaragüenses que estudian actualmente en la RDA. Todos ellos colocaron ofrendas florales junto a la lápida conmemorativa, que es un regalo de la empresa que apadrina a la escuela y ha sido confeccionada con serpentina, una piedra que se extrae en los alrededores de Zöblitz.

    Es curioso que una periodista de la RDA descubriera en la ciudad norteamericana de Springfield, en Illinois, “un monumento de serpentina de Zöblitz, erigido hace 109 años en la tumba del Presidente norteamericano y patriota Abraham Lincoln, quien en 1863 abolió la esclavitud. Ambas piedras, la de EE.UU. y la de la RDA, destacan el derecho elemental de libertad e independencia de los pueblos de América.”

   Con motivo del 50 aniversario del asesinato de Sandino, los pioneros de Zöblitz plantaron alrededor de la lápida conmemorativa 50 pinos y 50 rosales, que deberán florecer para los hijos e hijas de Nicaragua.

EL DIRECTOR HELMAR LORENZ
 El 3 de octubre de 1983, el director Helmar Lorenz entrega simbólicamente al Dr. Róger Baldizón “Juguetes para los niños de Nicaragua”, recogidos en la escuela.

    Los alumnos de la escuela de Zöblitz acogieron con entusiasmo la iniciativa de los pioneros de Erfurt, los cuales llamaron a recoger juguetes para los niños de Nicaragua. La mayoría decidió donar no un juguete cualquiera, sino su juguete preferido. Antje Flath, de 10 años, llevó su muñeca Susi. Y Falk Schumann el conejito de peluche que su mamá le había regalado por ayudarla mucho en los trabajo del hogar. Como es lógico, a los niños de la RDA les hubiera gustado saber a qué niño nicaragüense le tocó su juguete. Pero comprenden que eso no es posible y se han contentado con la noticia de que sus regalos llegaron bien  y han sido ya repartidos.

TRES ALUMNOS DE LA 5a. CLASE DE LA ESCUELA ZÖBLITZ QUE OBTUVIERON RESULTADOS EJEMPLARES EN LA EMULACIÓN DE SOLIDARIDAD
──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

     El maestro Peter Schubert comienza con esta noticia la lección en la 1ª clase. Ha llevado a sus veinte pequeños alumnos ante el retrato de Sandino. Y  en forma entretenida trata un tema que no figura en el programa escolar oficial de la RDA, pero que es imprescindible en esa escuela que lleva el nombre de Sandino. Con preguntas y respuestas da a conocer a los niños de 7 años la infancia de Sandino. Les dice que no tenía juguetes. Pero, con sus amigos, construía cuevas, jugaba a los bandidos, imitada la voz de los pájaros, encendía fogatas, pintaba señales en las rocas y colocaba emboscadas, cosas que más tarde le fueron muy útiles en la lucha contra los invasores norteamericanos.

    La “clase sobre Sandino” para los más pequeños dura sólo 15 minutos. Pero en la memoria de los niños se graban  cosas esenciales sobre la infancia del héroe nicaragüense. Cuando crezcan un poquito y puedan comprender más, sabrán quién fue Sandino, cuáles eran los objetivos que quería lograr y por los cuales luchaba.

     En el 50 aniversario del asesinato de Sandino, todos los alumnos deben familiarizarse con su vida y su legado, cada uno de acuerdo con su edad, dice el director Helmar Lorenz, que desempeña este cargo desde hace 30 años y ha educado ya a más de dos generaciones de alumnos. Añade que considera como un objetivo esencial de su trabajo educar a los alumnos en el espíritu del internacionalismo proletario y desarrollar en ellos un sentimiento de solidaridad activa con todos aquellos que lucha por su liberación. Para Helmar Lorenz las palabras que el embajador de Nicaragua dirigiera a los alumnos de Zöblitz son a la vez llamamiento y compromiso:

   “No descansaremos hasta que el pueblo de Nicaragua pueda disfrutar en paz y con seguridad de la libertad que conquistó hace cuatro años y que ahora tiene que defender con grandes sacrificios”.




[1] Germán List Arzubide (Puebla de Zaragoza, Puebla, 31 de mayo de 1898 - Ciudad de México, 17 de octubre de 1998) fue un poeta y revolucionario mexicano. Perteneció al movimiento artístico llamado Estridentismo.

Realizó sus estudios en la Escuela Normal y en el antiguo Colegio del Estado. Se unió a la lucha en la Revolución mexicana, cuando los hermanos Aquiles y Máximo Serdán murieron al ser atacados por las tropas del general Porfirio Díaz. Combatió en las fuerzas de Venustiano Carranza bajo las órdenes del coronel Gabriel Rojano. En 1920, fue forzado a huir durante la rebelión dirigida por Álvaro Obregón en Agua Prieta.1

Estridentista

En 1921 fundó las revistas Vincit y Ser cuyo objetivo era divulgar a los maestros del modernismo. En 1922 se unió a Manuel Maples Arce y Arqueles Vela en el movimiento artístico mexicano conocido como Estridentismo. En 1923, junto con Maples Arce, escribió y publicó el Manifiesto N°2 del movimiento estridentista, en su natal Puebla. Trabajó con el gobernador Lombardo Toledano en 1924 y combatió a la sublevación delahuertista. En 1926, fundó la revista Horizonte en Xalapa. Por petición de Augusto César Sandino llevó, enrollada en su cuerpo, la bandera que el general nicaragüense había capturado a los intervencionistas estadounidenses al Congreso Antiimperialista de Fráncfort del Main, atravesando el territorio de los Estados Unidos. Formó parte de la dirección de la asamblea con Henry Barbusse, madame Sun-Yat-Sen, San Katayama y Nehru.2 En 1935, fundó el Teatro Guiñol en México.3 En 1936, trabajó en la Secretaría de Hacienda y formó el Ala Izquierda de Empleados Federales. De 1941 a 1953 colaboró para la revista Tiempo. En 1957, coadyuvó en la fundación de la Academia Mexicana de la Educación.