martes, 30 de septiembre de 2014

LA CIUDAD DE ESTELÍ, DESDE 1823 HASTA 1976. Por: Dr. José Simón Delgado. En: La Nación, 18 de Diciembre de 1976.


*****************Ω Ω Ω Ω*****************

Realizar un somero estudio del desarrollo de la ciudad de Estelí, por incompleto y a la ligera que se haga, impresiona profundamente al observador común, pero debe asombrar muchas al sociólogo, al verdadero especialista en las cuestiones demográficas y urbanísticas que, sin lugar a dudas, hallan en los ciento cincuenta y tres años de vida de la ciudad que transcurren del 12 de marzo de 1823, al 12 de marzo de 1976, un extraordinario crecimiento de un conglomerado humano, que partiendo de la humilde actuación edilicia de don Benito Valdivia, todavía encontrándose en asiento de Villa Vieja, pasa por las irrevocables decisiones del señor Alcalde de Vara don Joaquín Reyes, hasta llegar a consolidarse y encontrar la estabilidad en el nuevo asentamiento del Valle de Mochiguiste, en que es escogido por elección popular como su primer alcalde don Leandro Lanuza. Y es desde ese preciso instante, desde ese hecho cívico sencillo, que da comienzo, lo que parodiando a otros, podemos llamar sin rubor: El Milagro Esteliano.

Recurriendo a la historia, que registra el desarrollo de todos los pueblos, hago un breve recuento de los hechos más notables y de algunos hombres que marcaron su paso por Estelí, como hijos adoptivos o autóctonos que supieron servirla y honrarla, desde los lejanos días del minúsculo poblado de San Antonio de Pavia de Estelí, hasta los días presentes, rememorando personajes progresistas y admirados en la conciencia de su pueblo como el alcalde don Magdaleno Aráuz, hasta llegar a la ambiciosa gestión del alcalde actual don Francisco Moreno Torres y a nuestra señorial ciudad convertida en “Diamante de Las Segovias”.

Hurgando el archivo histórico de la ciudad de Estelí, nos encontramos con unos cuantos apellidos de familias que existieron, desde los momentos mismos del traslado de la ciudad de Villa Vieja, a su asiento actual, y que posteriormente sirvieron de fundamento, para la organización de los hogares que dieron basamento al pujante conglomerado que conforma hoy la ciudad de Estelí. Entre otros de esos apellidos tenemos: Valdivia, López, Reyes, Lanuza, Castillo, Aráuz, Molina, Briones, Moreno, etc.

De los acontecimientos sobresalientes que legara el crecimiento de la que fuera villa aldeana, uno de los más importantes fue la creación del Departamento de Estelí en el mes de diciembre de 1891, siendo Presidente de la República el Dr. Roberto Sacasa. Es entonces que tiene nacimiento una nueva cabecera departamental y esto permite el nombramiento de autoridades en todos los ramos de la administración pública; la Jefatura Política, recayó como un reconocimiento justo, en el gran gestor de la erección don Isidro Hidalgo, siendo el primero en desempeñar tan elevado cargo, hasta noviembre de 1897, fecha en que el gobierno del General José Santos Zelaya, borró de una plumada el incipiente departamento, para volverlo a restablecer en 1900, ocupando entonces la Jefatura Política don Julián Torres González.

Desde aquella fecha hasta el presente en que desempeña esas funciones don Doroteo Rodríguez Castillo, han desfilado 52 ciudadanos frente a ese cargo.

Creo oportuno dedicar un párrafo especial a la memoria imborrable del Dr. Adolfo Altamirano Castillo, hijo dilecto de la ciudad, el más esclarecido talento político, y quien gracias a su brillante personalidad, inteligencia y atinadas gestiones, logró la férrea y absolutista voluntad de Gral. Zelaya, el restablecimiento del Departamento de Estelí, labor en la que también cooperaron eficazmente con el Dr. Altamirano Castillo, los doctores Samuel Meza y Eleuterio Hidalgo Reyes, quienes merecen la gratitud y el aplauso de la ciudadanía de Estelí.

Es desde esos años de la creación del departamento, que ésta región tuvo sus propios representantes en la Cámara Legislativa, siendo los primeros diputados al Congreso Nacional, los doctores Rafael Zapata Morazán y Eleuterio Hidalgo. Al rodar del tiempo, otros distinguidos estelianos han sido distinguidos con tan elevada designación, destacándose entre ellos: don José Floripe Valdivia, don Adolfo Urrutia, Federico Torres Molina, Sebastián Pinell Vílchez, José María Briones Pineda, René Molina Valenzuela y don Gustavo Altamirano Lanuza; los dos últimos pertenecen a las promociones recientes.

En la administración Pública han figurado con prominencia dentro del mecanismo estatal, los siguientes: además del referido Dr. Adolfo Altamirano Castillo, está el Dr. Doroteo Castillo Rodríguez, quien desempeñara por varios años cargos consulares en Alemania y España. Fue también ministro de Salud Pública y su nombre figuró como posible Vicepresidente de la República, con el respaldo de una de las tendencias políticas del país. Aquí vale referirse al reconocido Patriarca don Paulino Castellón, de relevante y larga trayectoria en nuestras luchas partidistas, quien ocupara por corto tiempo un asiento en el Congreso Nacional y se le escogió como candidato a la Vicepresidencia en la fórmula electoral del Dr. Leonardo Argüello, en uno de sus constantes intentos por alcanzar el poder.

Continuando con la lista de hijos de la ciudad de Estelí que han escalado posiciones meritorias, están: el Dr. José María Castillo Quant, que realizó labor como diplomático destacado en Washington, ocupó la Presidencia del Banco Nacional y el cargo de Ministro de Agricultura y Ganadería durante varios años; Dr. José Ángel Rodríguez, Magistrado en la Corte de Apelaciones de Matagalpa; Dr. Roberto Castillo Quant, Viceministro de Salud Pública; Dr. Ricardo Hidalgo Jaen, Jefe del Departamento Jurídico del Instituto Agrario Nacional; profesor Andrés Ruiz Palacios, ex Director de las Normales de Jinotepe y Estelí, logró escalar el elevado cargo de Viceministro de Educación Pública: Mención especial merece el Dr. Félix Pérez Valdivia, hijo de Estelí, quien fuera el primer Presidente de la Corte de Apelaciones de Estelí, creada el 3 de enero de 1975, acontecimiento trascendental en el desarrollo y desenvolvimiento del Departamento que pasara desapercibido para la mayoría de los habitantes.

De los profesionales de la medicina desaparecidos años atrás y dignos de mencionarse porque legaron su fama y sus relevantes ejecutorias están: Abel Meza, Rafael Altamirano y Rafael Torres.

El hospital fue fundado en 1912 e intervinieron en esta loable tarea el padre Eusebio Ramón Zelaya, las señoritas Mercedes y Teresita Amador, doña Fidelina hoy viuda de Barreto y don Federico Briones. El Dr. Simón Barreto, médico y poeta, fue el primer Director del Hospital y lo manejó con sacrificio y apasionadas entrega, hasta su muerte en 1942. Otro buen colaborador del hospital fue el Dr. Miguel Cifuentes Aguilera, de grata memoria. El segundo director que tuvo ese centro asistencial fue el Dr. Fermín Meneses y en la época contemporánea, el Hospital San Juan de Dios, remozado y dotado de amplio edificio, de más de cien camas, implementos de trabajo, Rayos X, etc., son varios los médicos que lo han mejorado impulsando su progreso.

Por el año 1910, don J. Rigoberto Reyes, don Juan José Matus y el Dr. Alejandro Briones Briones, trajeron a Estelí la primera imprenta, fundaron el periódico semanario “El Temporal” que dirigió el Dr. Briones hasta su suspensión por una drástica orden superior.

Después de este primer ensayo periodístico, se han instalado varias imprentas: “Letras” de don José Floripe Valdivia, el “Tisey” de don Manuel Sánchez Díaz, Imprenta “Géminis” de don Luis Rodríguez, imprenta del Padre Francisco Luis Espinoza, Imprenta “Estelí” de don Arístide Somarriba, etc.

En lo que respecta a otras publicaciones están: “El Eco de Estelí, dirigido por el padre Guevara Blanco; “Norte” de don José Enrique Floripe Fajardo; “Revista”, del Hospital San Juan de Dios bajo la responsabilidad del Dr. José María Briones Úbeda y “Piedras y  Estrellas” de los jóvenes valores intelectuales Bernardino Rodríguez y el Lic. Jaime Zamora Espinal.

En la historia de la Cultura de Estelí, desde tiempos lejanos han descollado por su ingenio, unos cuantos inquietos en rendir culto a las musas y exteriorizar en prosas sus sentimientos; lo lamentable es que muy poco se conoce de sus trabajos intelectuales y que en el bello campo de las letras casi no se posee nada de ellos; en parte a eso se debe que sea reducido el número de valores reconocidos y apreciados por los estudiosos. Sin embargo, se han logrado salvar del olvido varios nombres que destacaron, como el Dr. Samuel Meza, el más célebre de todos, que escribió poseía muy reconocida en su tiempo y dejó en prosas quizás lo mejor de su obra en forma de comentarios jurídicos. También se recuerdan a los Teófilo y Ramón Irineo Rodríguez, talentos esclarecidos y ágiles de mente picaresca  y oportuna.

En los ejercicios de las artes y el cultivo de las letras en general, las promociones modernas son más proliferas, más creadoras y diversificadas en la práctica de la belleza y las distintas expresiones de la inteligencia, como vehículo de la Cultura. En este grupo destacan José Enrique Floripe Fajardo, poeta y compositor; José Leonel Rugama, inspirado bardo rebelde muerto en temprana edad; Graciela González, novelista; Elba Sandoval, autora de  numerosas obras; Alcides Meza Molina, poeta; Bernardino Rodríguez, poeta y periodista radial; Edwin Illescas Salinas, poeta y escritor; Lygia Guillén, poetisa, Adriana Guillén o Carla Rodríguez, su nombre literario; Alejandro Floripe, guitarrista; Bayardo Gámez, pintor; Donaldo Altamirano, pintor y poeta; Celso Asensio, poeta y  pintor; William Montealto, poeta, pintor y ensayista, etc., y muchos otros.

CALLE DE LA CIUDAD DE ESTELÍ, 18 DICIEMBRE DE 1976

Al referirnos concretamente al capítulo de la enseñanza, que es la fuente matriz de la cultura en general, y volviendo los ojos al pasado, está un noble maestro llegado a esta ciudad a mediados del siglo pasado, don José Amador, que después de una larga labor docente, sabia y generosa, murió heredando a sus hijas Mercedes y Teresita Amador, la meritísima vocación magisterial en la que destacaron admirablemente, en particular Teresita Amador que alcanzó a vivir ciento dos años, despejada de inteligencia  y siempre con su noble corazón al servicio de la comunidad.  En este campo también tenemos a Pastorcita Moncada y su fecundo Jardín Infantil por donde pasaron tantas y tantas generaciones de los que fueron niños y hoy son hombres ilustres de Estelí.

Doña Soledad Jaen de Hidalgo, ingresada a Estelí en 1917, fue maestra multifacética y su hogar se convirtió en una escuela de las Artes en donde se aprendía pintura, escultura, modelación, etc.; en su variada y sorprendente labor, dejó una colección de maniquíes trabajados en barro, con los que impartía lecciones de anatomía. También merecen mención doña María Llanes de López y doña Berta Briones, abnegadas y ejemplares educadoras.

En 1906, ingresó a Estelí procedente de Guatemala, contratado por el gobierno del Gral. Zelaya, el eminente pedagogo don Adrián Ruiz Durán, fundador de la primera Escuela de Varones, en esa misma época arribó a estos lares la señorita Emilia Prado, que dirigió la primera Escuela de Niñas con notable éxito. El ilustre maestro salvadoreño educado en París, profesor Delfino Barrientos, fue el fundador del primer Instituto que tuvo Estelí desde el año 1913; con él colaboró el también insigne salvadoreño profesor Lázaro Vanegas.

Agregamos a esta interminable lista de educadores de Estelí al profesor Tadeo Sánchez del Rosal, excelente y probo maestro guatemalteco, fundador de la primera Escuela Graduada que hubo en la ciudad.


Muchos años después, quizás por 1930, el destacado educador don Luis Agurto abrió un Instituto de Segunda Enseñanza que fue de vida efímera.

Y en el presente, en el hoy que vivimos preñado tal vez de angustias o de esperanzas, Estelí, la admiración de los entendidos en la educación y la escolaridad, por sus buenos y numerosos centros de enseñanza, y porque más del cincuenta por ciento de su población total urbana estudia alguna de las disciplinas que se imparten en la ciudad, enumeremos los principales de esos excelentes centros de estudios: “La Escuela Graduada Sotero Rodríguez”, que lleva el nombre de uno de los maestros más insignes de Estelí; la Escuela Rubén Darío; la Escuela de Aplicación René Schick G.; Anexa a La Normal de Estelí; la Escuela Berta Briones, que también como acto de reconocimiento justiciero, desde en vida de la educadora, lleva su prestigioso nombre.

El Instituto Nacional Sebastián Pinell Vílchez, que tuvo como primer director al Padre Francisco Luis Espinosa; la Escuela Normal de Estelí, de fecunda labor en la formación del Magisterio Nacional, fue fundada por decreto gubernamental el 26 de octubre de 1955 y su primer director fue el Lic. Raúl Quintanilla, hoy está bajo la capaz y  entusiasta tutela del Lic. Fernando García.

El prestigiado y bien acreditado Colegio de Nuestra Señora del Rosario dirigido por las Monjas de los Sagrados Corazones; el Instituto San Francisco, fundado por Monseñor Emilio Santiago Chavarría, regentado por los hermanos Maristas. El Instituto Río Piedra, antes Dr. Samuel Meza, fundado y dirigido por el Br. Óscar Corea Molina. Existen muchos otros centros en donde se enseña Comercio, Secretariado, etc.

Merece mención destacada  la fundación de la Extensión Cultural Universitaria de la U.C.A., creada en 1969. Abrió sus clases el 4 de junio del año referido y tocó a su notable y eminente director Eugenio Pallais, dictar la lección inaugural. Este memorable hechos cultural llevó en esos sublimes instantes las inspiraciones intelectuales y científicas de Estelí, a la cumbre de sus anhelos, al pináculo de sus sueños en los campos del intelecto, al más elevado peldaño de la Enseñanza superior: La Universidad.

La ciudad de Estelí tuvo Registro de las Personas desde mediado del Siglo XIX., estas funciones estuvieron a cargo del sacerdote que servía como Cura Párroco en la Iglesia Católica de la localidad; y a para los gobiernos de los treinta años, se dictaron disposiciones que trataron de convertir en servicios civiles o laicos estas tareas, que fueron completamente separadas durante la administración del Gral. Zelaya.

El Registro de la Propiedad, así como los Juzgados de Distrito y de los Criminal, existen desde los tiempos del Dr. Roberto Sacasa, con las mismas vicisitudes que sufrió la supresión del departamento y  posteriormente su definitiva restauración en 1900.

Es importante anotar también que en Estelí hubo designado sacerdote en funciones, desde los inicios del traslado de la ciudad  y algunos de ellos son recordados por sus particulares actuaciones: por ejemplo, el Padre Francisco Reyes por haber centrado su empeño en la terminación del primer Templo Parroquial; el Presbítero Timoteo Lacayo, por su constante actividad y frecuentes conflictos que lo enfermaron hasta llevarlo a la demencia; el Padre J. Francisco Fernández, el Padre Eusebio Ramón Zelaya, el Padre Luis Enrique Mejía y Fajardo, que impulsó el embellecimiento de la entonces Parroquia de Estelí; el Padre Filemón Herrera, realizó bastante la obra de construcción, fue la voluntad y el brazo enérgico que logró con tenacidad la terminación de la Catedral. Después vino la creación de la Diócesis de Estelí, siendo el Primer Obispo Monseñor Clemente Carranza y López, electo el 10 de enero de 1963, habiendo tomando posesión del obispado el 30 de marzo del mismo año.

El primer centro social recreativo abrió sus puertas en esta ciudad en la década de 1930 y se le denominó Club Social de Estelí; años más tarde se fundó un segundo centro social conocido con el nombre de Club de Obreros de Estelí; ambos funcionan activamente y constituyen el foco de la vida social de la ciudad.

Estelí ha tenido dos mercados públicos: el primero se construyó allá por 1942, pero jamás fue puesto en uso para sus verdaderos fines; el segundo, que es el que se encuentra en servicio, es bastante pequeño para la pujanza comercial de la ciudad y por lo tanto, está demandado una ampliación pronta y acorde con las necesidades reales de Estelí.

En relación a las instituciones bancarias, el primero en abrir sus operaciones fue el Banco Nacional, en el año de 1940 estableció una modesta agencia, siendo el primer jefe de sus oficinas don Aniceto Rodríguez.

Después siguieron el Banco Nicaragüense y el Banco de América; todos estos organismos cuentan con excelentes instalaciones, lujosas oficinas, personal bien preparado y con un movimiento financiero diario en sus operaciones que, habla por sí solo de la prosperidad económica de Estelí. Otras instituciones en los últimos años han establecido sucursales como: La Inmobiliaria, La Financiera, El Infonac, La Occidental de Seguro, etc.

La primera sala de cine de carácter estable la abrió don Tomás Castillo el 16 de julio de 1928 y se llamó Cine-Fox-Metro. Siguió en la empresa de cines don Hilario Montenegro, que inauguró en 1929, su conocido Teatro Montenegro. Ahora existen otras dos salas de cine: el Teatro Estelí y el Nancy de reciente creación.

El primer automóvil que hubo en la ciudad, lo introdujo don Juan Bruno Molina en 1915. Pero fue don Humberto Torres Molina el primero en establecer  un servicio interlocal de carro, como a finales de 1932. Don Humberto también tiene en su haber el mérito honroso de haber sido el primer esteliano en dirigir un diario en la ciudad capital: “La Noticia”, que fuera de don Ramón Avilés.

El primer taxi lo hizo circular don Eduardo Matus hace quince años; en la actualidad recorren las calles aproximadamente unos cincuenta y dos taxis que con el ir y venir constante, el sonar de sus bocinas y frenazos, han cambiado la fisonomía antes quieta de la ciudad.

El primer hotel que tuvo Estelí fue fundado por doña Juanita Torres Molina; en sociedad con su señora madre y hermanas; se llamó “Alpino” y abrió  sus puertas el 3 de mayo de 1926. Poco después se fundó el Hotel Castillo de doña Pina Castillo e hijas; éste ya pasó a la historia después de cumplir su acogedora misión. Hoy existen otros buenos hoteles como: El Motel Estelí, El Chico, El Europa, El Drive Internacional, etc. Y como toda ciudad que crece y se moderniza, Estelí cuenta con un número apreciable de restaurantes, centros elegantes de esparcimiento, salones de billares y lugares de diversión y recreo.

En cuanto a la actividad deportiva, que le ha venido a dar nombría a la ciudad, tenemos el Fut-Bol (sic) que se juega desde hace treinta años, y a ratos se logra integrar un buen onceno que hace vibrar de emoción a los fanáticos. El beisbol esteliano ha cobrado fama y su equipo representativo figura entre los mejores del campeonato nacional. También, se juega basquetbol, ping pong, etc., y en los colegios el atletismo figura como ejercicio permanente para forjar un cuerpo sano y ágil.

En relación a las bibliotecas, todavía Estelí se encuentra con el resto de ciudades del país, careciendo de estos importantes y necesarios centros, hay una pequeña Biblioteca Municipal que lleva el nombre del Dr. Samuel Meza, y la dirige el profesor Sotero Rodríguez. Deja mucho que desear pues la dotación de libros es muy pobre y casi no se encuentran volúmenes para consultas de los estudiantes. En los Institutos de Segunda Enseñanza hay también bibliotecas, pero se comprende que son pobres.

Estelí cuenta con una Escuela de Música que es apoyada por la Municipalidad; su labor se ha venido abriendo paso y a esta altura, el grupo juvenil alegra con sus dianas y variadas piezas, muchos actos y ceremonias.

La heroica y siempre abnegada Cruz Roja, inició sus servicios en 1946 y fue su Primer Presidente el Dr. Ricardo Sotomayor.


El Benemérito Cuerpo de Bomberos suscribió su Acta de fundación el 11 de noviembre de 1963 y fu su primer presidente de la Directiva y Comandante el Dr. Manuel Munguía Robelo.

A corta distancia de Estelí, está la Escuela de Agricultura, fundada y dirigida por el Padre Francisco Luis Espinoza; su alumnado es intercentroamericano prevaleciendo en sus aulas gran cantidad de salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y por supuesto nicaragüenses.

Los servicios eléctricos de Estelí se remontan al año de 1914, en que don Paulino Castellón organizó la primera empresa. Aquel era un servicio irregular y casi simbólico; hoy el alumbrado ha mejorado mucho y es propiedad de ENALUF.

La creación de la Unidad Sanitaria data de la década de 1920, en los tiempos de las llamadas Uncinariasis que hicieron célebre al médico norteamericano Dr. Daniel Molly y que los niños de la época, temían tanto.

La ciudad de Estelí dio su gran salto civilizador con el uso del agua potable, desde 1956, siendo alcalde municipal don José Dolores Rayo; este servicio fue fundado por el Servicio Cooperativo Interamericano de la Salud, el gobierno de la república y el pueblo de Estelí, que aportaron fondos en partes proporcionales.

Los primeros drenajes de aguas negras, alcantarillados y asfaltado de varias cuadras, realizaron  por vez primera siendo alcalde don Salomón Gómez Palma, también durante su gestión municipal se comenzó a construir el llamado boulevar El Habra.

Traslademos la memoria hacia el pasado y recordemos al Estelí de los días de la construcción de la carretera panamericana, allá por 1941, con Pearl Harbor arrasado y la Guerra Mundial destruyendo el mundo civilizado; entonces, esta ciudad era tan pequeña, que solo se podía decir que tenía una avenida: la Bolívar, inaugurada en 1912, la otra era una media avenida llamada entonces Comercio y que hoy luce hermosa y como propia de una ciudad moderna. En aquellos días solamente se arrojaba la cifra de 4,500 habitantes; hoy, la urbanización se ha extendido por todo el Valle de Mochiguiste y presenta nuevos y populosos barrios como El Funde, San Antonio, La Aldea S.O.S., Bella Vista, El Habra, etc., y se estima en treinta mil el número de sus habitantes.

En cuanto a sus construcciones, sus edificios, eso ha cambiado mucho y todo hace pensar que seguirá superando notablemente; impresiona ver construcciones de variados estilos, elegantes, de líneas severas, de arquitectura refinada y presuntuosa.

Para terminar, agreguemos algo más en cuanto a servicios: existen oficinas de correos, telégrafos y teléfonos desde el siglo pasado, pero se ha venido mejorando sensiblemente y se espera que en breve plazo, progresen más haciendo una realidad los teléfonos automáticos.

Otro dato interesante es que la ciudad tiene dos radioemisoras: Ondas Segovianas, de don Ramón Barrantes, lanzada al aire desde el 20 de febrero de 1957 y la “Radio Latina” de don Rosalío Rodríguez. Ambas prestan magníficos y oportunos servicios sociales a la comunidad y fomentan las expansiones culturales de toda la región norteña.

*****************Ω Ω Ω Ω Ω Ω Ω Ω*****************

ESTELÍ UN PUERTO MEDITERRÁNEO

Así como León, Granada, Matagalpa y otras ciudades del país han sido musas de poetas, músicos e intelectuales, Estelí, una ciudad relativamente nueva, también es inspiración de los genios de las letras.

Estelí, la Exteli Chorotega, ha sido llamada por poetas y viajeros “Diamante Segoviana”, “Futura Capital de Centroamérica”, “Reina del Norte”, “Jardín de la Segovia”.

Con lo anterior, nos podemos dar una idea de lo que es, o puede ser Estelí y de su importancia como centro principal del norte del país.

Antiguamente, Estelí estuvo ubicada en el riachuelo de Ahuehuespala, ahora conocido como Ciudad Vieja, hasta el año 1823, año en que se trasladó al Valle de Michigüiste, lugar de su asiento actual, siendo en ese tiempo Alcalde de Vara Joaquín Reyes, correspondiéndole la estabilidad de la ciudad en su nuevo asentamiento a Leandro Lanuza, primer alcalde de la nueva ciudad.

En 1891, el 8 de diciembre por decreto ejecutivo, se crea el Departamento de Estelí, separándolo política y administrativamente del departamento de Jinotega y teniendo como Cabecera Departamental a la ciudad de Estelí.

La ciudad de Estelí está ubicada a 847 metros sobre el nivel del mar y a una distancia de 147 kilómetros de Managua, 120 kilómetros de Léon, 190 de Corinto, principal puerto marítimo del país, y a 89 Kms., de El Espino.

La temperatura de Estelí promedia en los 25 grados, bajando considerablemente en los meses de noviembre, diciembre y enero.
La ciudad de Estelí, que en los últimos diez años ha tenido un progreso asombroso, no es netamente industrial, ganadera ni cafetalera, como otras ciudades del norte. Más bien es una ciudad que surge y vive de la ventaja geográfica que la ubica a la orilla de la Carretera Panamericana, convirtiéndose en una ciudad puerto-terrestre.

Del dinero que la alcaldía recoge a través de los impuestos, una buena cantidad se destinan al sector fomento, encunetado, adoquinamiento, limpieza y ornato de la ciudad, apertura de nuevas calles, encauzamiento y limpieza del río Estelí para recuperarlo y sacarle provecho.

En el alumbrado público, la alcaldía de Estelí también invierte una buena cantidad de dinero ya que está llevando a todos los costados de la ciudad el alumbrado de mercurio.

Hay que señalar que hasta hace unos cinco años, la planta eléctrica era particular, la cual fue adquirida por ENALUF, quien trajo a Estelí la luz eléctrica proveniente de la presa Santa Bárbara y ha instalado una subestación de la red de electrificación general.

Cabe mencionar que la alcaldía de Estelí, sino es la única, es una de las pocas del país que ha creado una oficina de urbanismo. A ésta oficina están matriculados todos los constructores de la ciudad y tienen como fin coordinar y ordenar el ramo de la construcción.

Actualmente la oficina de urbanismo está estudiando el problema de las aguas negras que se desalojan por el río. Existe el proyecto de construir en un futuro no lejano lagunas de oxidación.

Otro proyecto que tienen en mente es la construcción de otro parque llamado “Lomas del Lago” que estaría ubicado al noroeste de la ciudad en el barrio del mismo nombre.

Muy importante destacar son la construcción del edificio distribuidor de la Casa Toyota con un costo de seiscientos mil córdobas, la construcción del edificio de la Casa Pellas con un costo de ochocientos mil córdobas y la próxima construcción de los edificios de la “Nicaragua Cigar” con un costo de tres millones de córdobas.