miércoles, 29 de noviembre de 2017

DOS EFÍMEROS PROYECTOS DE SERICULTURA EN NICARAGUA. 1925.


──────────Ω ──────────

Capullos procedentes de las cosechas de Granada, Masaya y Managua, colocados en estantes para secarse. (Fotografía en "Nicaragua Informativa, febrero de 1925)

──────────Ω ──────────

DOS INCIPIENTES PROYECTOS DE SERICULTURA EN NICARAGUA

Introducción de Eduardo Pérez-Valle h. Director y redactor del Blogspot.

La crianza del gusano de seda fue realizada en el continente americano desde antes de la época colonial. El escritor Enrique Semo en su libro “Historia de la Cuestión Agraria Mexicana: El siglo de la hacienda, 1800-1900”, dice:

El gusano de seda, el cultivo de las moreras cuyas hojas lo alimentan, y la explotación comercial del producto terminado, los hilos y tejidos de seda, se introdujeron como un complejo productivo desde el siglo XVI, aun cuando existía en México algo que se conoció como “seda silvestre” (un gusano un poco más grande,  que comía la hoja del madroño y que producía un hilo menos fino, utilizado a veces por los indios de la cuenca del Papalopan. El cultivo de la seda se introdujo en las misma regiones indígenas productoras de grana, en donde los naturales conocían la cría de insectos sobre plantas cultivadas (principalmente la mixteca oaxaqueña y parte de Guerreo y Puebla), aun cuando su cuidado decayó desde fines del siglo XVI por cambios en la orientación colonial y baja demográfica; cuando, según palabras del cronista Burgoa, “el gusano de la codicia devoró al de la seda.

Hacia el final del siglo XIX y principios del XX, ésta industria encontró motivos de aplicación frente a los recurrentes períodos álgidos de la economía mundial; por ese motivo, varios países de nuestro continente, con el propósito de superar las crisis del monocultivo, soñaron con sus propias “rutas de la seda”.  Así inició en América la introducción de proyectos sericícolas, algunos con buen suceso y otros abandonados en poco tiempo, tal fue el caso de Nicaragua.

Con medio millón de hectáreas sembradas, el entusiasmo manufacturero tuvo en el Japón un ejemplo cimero. Transcurría el año 1920 con la promoción de la denominada morera injertada "Osigian"; calificada de “súper variedad capaz de sobrealimentar a los gusanos de seda”. Documentos de esa época señalan que el gobierno japonés a fin de estimular a los productores de mayor éxito les otorgaba el título nobiliario (europeo) de Barón.

De igual manera sucedió en Las Islas Canarias; al encontrarse enfrentada a la aguda crisis de las plantaciones de plátano; en 1936 hizo resurgir la esperanza de mejoría económica a través de la morera y el gusano de seda.

En nuestro continente, Colombia motivada por la reducción drástica del precio internacional del café, intentó algo parecido a partir de 1921. En busca de otros negocios alternativos o sustitutos, el Ministerio de Agricultura y Comercio de Colombia importó desde los Estados Unidos 2,000 moreras. Ese fue aquel intento colombiano.

Un siglo después, en el XXI de nuestros días, los ecuatorianos intentan el desarrollo de la industria sericícola. Entre lo esgrimido a favor, mencionan hasta “el potencial gastronómico del gusano, en Corea del Sur –dicen— es utilizado en la elaboración de galletas con alto grado de proteína; también como alimento (frito en salsas) y en jugo.  Incluso como un  tónico para aliviar espasmos.”

Los emprendimientos transfronterizos siempre han suscitado nuestros propios intentos locales; y la industria sericícola también está inscrita en la lista de nuestros fugaces entusiasmos en la agromanufactura.

Don Alberto Volg Baldizón, citado por el reconocido historiador y etnógrafo alemán Götz Freiherr von Houwald (13 de mayo de 1913 - †16 de agosto de 2001) quien desempeñó el cargo de embajador de la República de Alemania en Nicaragua[1], anota que su compatriota “Julius Wiest “ingeniero originario de Württemberg que llegó a Managua a fines del siglo XX, quiso introducir en Nicaragua la cría de gusanos de seda y plantó moras en el terreno que por él lleva el nombre Sajonia. Los capullos de los gusanos de seda los trajo de Europa, pero el proyecto fracasó; las autoridades del Distrito Nacional, ejecutando obras de urbanización, derribaron los árboles sin consideración alguna.”

No logramos el dato preciso sobre la relación del alemán Wiest con la industria sericícola europea, tampoco sabemos quién o quiénes contactaron al doctor Varian K. Osigian, no obstante, en nuestra búsqueda confirmamos que el creador de la planta de morera injertada “Osigian” estuvo en Nicaragua a cargo de supervisar la única industria sericícola que existió en el país.  

Así lo confirma el artículo “La Industria Sericícola en Nicaragua”, que fue publicado en la revista “Nicaragua Informativa”, en febrero de 1925.


[1] Autor del libro “Los alemanes en Nicaragua”, Colección Cultural, Volumen 2. Banco de América, Managua 1975, 2da edición 1993; en inglés: German Life in Nicaragua. destinos de emigrantes. Sociedad de Nicaragua, Bonn 1986, ISBN  3-925-290-60-5

──────────Ω ──────────

LA INDUSTRIA SERICÍCOLA EN NICARAGUA

En: Nicaragua Informativa. Semanario de la Vida Nacional. Año IX. Managua, Nicaragua, C.A. Febrero de 1925.  Números 157, 155, 159, 160. Director y Propietario: Lisi Lacayo S.



Prosiguiendo sus esfuerzo por la introducción y desarrollo de la industria sericícola en los países centroamericanos, que tan espléndidos resultados está dando en El Salvador, la Osigian Silk Co., representada por el famoso sericicultor doctor Varian K. Osigian, hace varios meses que labora con empeño y tenacidad, que han sido coronados por el éxito, en despertar el interés de los agricultores, industriales y hombres de empresa nicaragüenses, a fin de que el cultivo de la morera y la crianza del gusano de seda entre nosotros tengan el lugar que les corresponde como elementos de riqueza nacional.

         El doctor Osigian ha logrado, en poco tiempo, dar un vigoroso empuje a la industria del gusano de seda. Lo atestiguan los grandes plantíos de árboles de morera, precioso y único alimento del gusano, que se han formado en Managua, Masaya, Granada y otas poblaciones de la República, y el hecho mismo de que ya esta industria, que es tan pujante en países como China, Francia, el Japón, Italia, el Brasil, etc., yaya ocupando la atención de los hombres de iniciativa, que buscan nuevas fuentes de riqueza para este país, esencialmente agricultor.

         Centro América tiene la ventaja, sobre los otros países del Globo, de estar colocada dentro de la zona inter-tropical Mientras Europa y Asia obtienen solamente una cosecha por años, en estos países, como la experiencia lo viene demostrando, se puede cosechar continuamente. Todo depende de la cantidad de morera sembrada para alimentar  el gusanillo que tiene el don milagroso de transformar en blondos capullos las verdes hojas que devoran.

         La ventaja de la morera Osigian, con la cual se ha dado principio en nuestro país al fomento de la industria sericícola, consiste en que, a diferencia de las otras, contiene mayor sustancia alimenticia, que una vez pasada por el mecanismo del instrumento-gusano, se convierte en mayor cantidad de sedea, siendo ésta, a la vez, de una calidad que no tiene rival en el mundo. El capullo Osigian da un rendimiento mayor que el capullo de otros cultivos, como ya lo dejamos dicho. Y es por esta causa que es el que se busca con mayor empeño para obtener de él todas las ventajas deseables.

Aquí se ve desacoplando las mariposas hembras dentro de un saco, onde deposita cada una de ella de 500 a 800 huevos.{

        El hecho de que el doctor Vartan K. Osigian, cuyos conocimientos de esta industria son tan prestigiados  en el mundo, se encuentre en Nicaragua, prestando su experiencia para el mayor éxito y eficacia del negocio, es una garantía para los que quieren dedicarse a esta industria provechosa de fácil explotación como muy pocas otras pueden serlo, y a que la práctica ha demostrado que hasta los simples niños de un hogar laborioso pueden ser factores importantes en la crianza del gusano de seda que produce el estimado capullo.

Una gran plantación de Morera en la inmediaciones de Managua. En el centro aparece el Dr. Osigian, siempre dedicado al incremento del cultivo de la Morera. 



         Bien merece el doctor Osigian que el Gobierno de Nicaragua le preste su apoyo, fomentando el cultivo de la morera mediante primas que pueden concederse a los que cultiven un número determinado de árboles, de la misma manera que lo hizo el General Tomás Martínez, cuando principiaron a plantarse en Nicaragua los primeros cafetos, que son hoy fuente de positiva riqueza para el país.

         En estas páginas que dedicamos a la Osigian Silk Co. y a la industria sericícola, las fotos hablan de una manera elocuente, como quizás no pueda hacerlo nuestra pluma, ya que en ellos se ve palmariamente de todo lo que es capaz una industria que apenas está en la cuna, lanzando los primero gritos de vida y que en el futuro próximo llegará a un desarrollo envidiable si nuestros hombres de esperanza no decaen en los esfuerzos que tan lisonjeros se han revelado hasta la fecha.

En esta fotografía presentamos un grupo de obreras seleccionando los capullos para la multiplicación.



miércoles, 1 de noviembre de 2017

CÓMO CONOCÍ A RUBÉN DARÍO. Por: Eudoro Solís*


──────────Ω Ω Ω Ω Ω ────────── 

EUDORO SOLÍS.  Revista El Gráfico, 1930.

     ──────────Ω ──────────

Conocí a RUBÉN DARÍO en 1916 y en el mismo año lo vi muerto. Los poetas José Olivares y Ramón Sáenz Morales me invitaron para visitar al ilustre enfermo en su residencia de campo. Se anunció Olivares. Eran amigos y éste había colaborado con “Mundial”, la revista de Rubén, en París.

         Momentos después estábamos junto al poeta. Vestía pantalón azul y camisa blanca, de seda. Me impresionó si inmensa palidez y el cansancio en vigilia que empezaba a quemar en sus ojos los últimos carbones de la vida y los primeros de la eternidad. Pensé, al verlo, que aquella carne rota se estaba haciendo el tocado definitivo para la tragedia de su fin.

         A ratos, descansaba en un sillón de junco gris, las manos puestas sobre las piernas, otrora ágiles en los días de gloria. Su silencio grave, su mirada cercana a la muerte, penetraron tan hondo en mi pasada juventud, que ahora –ya hombre— en mi alma se posa aquella sombra pura y su desolada presencia para integrarla al poema y a la llama incesante.

         El rostro del poeta, anegado en la luz tierna del atardecer, desnudaba sus líneas rebeldes, como talladas en la piedra inmortal. La frente que yo vi la última vez ocupaba casi todo el espacio del cráneo. El cabello era de oro otoñal. Tal la visión, anterior a la agonía, del poeta.

         En el árbol del patio, un pájaro tocaba orquesta primaveral. Darío lo escuchaba, atento, sigilando su pasado. El atardecer entraba intenso, colgando gajos lilas en los ojos cerrados del día. Jamás un silencio más lleno de inquietud ha pasado por mi vida. Vi a Rubén más alto bajo el gran arco de la sombra eterna. Oía su paso llegando al umbral de lo desconocido. Estábamos enfrente de un futuro gran dolor. Darío rompió el silencio. Dejó entrever su propia realidad y el viento de la tarde se llevó estas palabras: Dichoso el árbol  y feliz el pájaro que puede cantar así.

         Días después, el seis de Febrero, Darío había muerto en León. El duelo universal rompió todos los silencios  y un pesar conmovido recorrió en tropel enorme los caminos de la tierra, porque el poeta estaba unido al mundo por la gloria mayor que mortal alguno haya conquistado. América lanzó un grito de piedras seculares; se oyó y  se oye todavía el cincel del Continente tallando el mármol en las formas puras de la reverencia y la dignidad humana, para fijar en estremecidos horizontes, la memoria del altísimo poeta que, al entrar en la muerte, en torno y a su paso, la Fama erigió las banderas de todas las patrias y  la mágica lengua de los ruiseñores orquestaron sus claros arpegios.

         Al llegar a León tuve la sensación de entrar en la ciudad olímpica. Voces de vacante en las torres altas del espíritu y la severa Catedral tañendo sus bronces ilustres. Vi llorar a León. Lo vi en torbellino junto a la casa que fue la última residencia de Rubén. Ardía como un santuario en aquella hora de indefinida pesadumbre. Las antorchas quemaban una llama tenue. Debía ver a Rubén en su pose de eternidad. Quería verlo envuelto en el manto de la tiniebla eterna. Ofrecerle mi silencio; mi oración sin palabras. Quería que me dejar su último perfil; su mueca final, el dolor de su muerte. Quería verlo totalmente pálido, sin corazón, sin ojos, crucificado en la Capilla de la Inmortalidad.

         Los pocos minutos que estuvo delante de su materia rota, serán eternos. Salí más solo de aquella casa de su muerte para que la tarde me pusiera en la sangre el color de una lágrima y la música de una plegaria. Eran las seis en punto.

         1941.


*Solís, Eudoro: Grato Pretérito. Talleres Artes Gráficas, Managua, D.N. 1957. Pág. 9-12.

domingo, 29 de octubre de 2017

SEIS MUNICIPIOS DE NICARAGUA EN LA CREACIÓN DEL DEPARTAMENTO SOMOZA. Por: Eduardo Pérez-Valle h.



──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

PROYECTAN CREACIÒN DEL DEPARTAMENTO SOMOZA
En. Novedades, jueves 21 de Enero de 1971

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

Nada ni nadie podrían enderezar el comportamiento cuasi innato del nicaragüense respecto a las personas a cargo de los asuntos públicos; en ese contexto de las directrices y de la obediencia de la política criolla,  la sociedad en todos sus estamentos posee una columna vertebral en extremo flexible.

En Nicaragua, la política cortesana es una especie de proposición; al paso del tiempo el nica axiomático reedita la sumisión ciega bien atada al cabestro del servilismo. La presea la obtiene quien mejor doble el espinazo.

Para contextualizar el comercio de la política nacional no caben los signos lingüísticos, porque los actores siempre han sido gráficos, ramplones; de esa manera citamos los ejemplos del pasado con metástasis hacia el futuro.

No hay en estas líneas nada desvinculado a la prueba fehaciente. Ante el poder, el servilismo es íntimo del absolutismo. No olvidemos en qué acabó José Santos Zelaya, los tres Somoza, José Ma. Moncada, Adolfo Díaz Recinos, aquella Dirección Nacional “Ordene” del Frente Sandinista, y otros, pero el asunto no es cómo llegó el final, sino, como el nicaragüense reedita los sahumerios al pie del solio presidencial.


Pie de foto: El 27 de Mayo de 1936 se instituyó el Día del Ejército, coincidiendo dicha fecha con el cumpleaños de la dignísima Dama doña Salvadorita Debayle de Somoza García. En Bluefields se celebró la fecha organizándose el Primer Comité Pro-Candidatura del General Somoza García para Presidente de la República, con lo que se inició la lucha política que le llevó a la Primera Magistratura. El Primer Comité, cuyos miembros aparecen en la presente foto, estaba integrado de esta manera: Presidente, Ingeniero Manuel Santamaría, Vice-Presidente, don Alfredo Hooker, Secretario, Dr. Jesús Castillo Alvarado, Vice-Secretario, don Waldo Hooker, Tesorero; don Modesto Baltodano, Primer Vocal; Dr. José Ángel Romero Rojas; Segundo Vocal, don Adán Calonje Tercer Vocal, don Pedro Joaquín Bustamante y Cuarto Vocal Dr. Henry Pallais. Aparece también en la foto el Coronel Alberto María Baca, Jefe del Área Este. No aparecen en la foto los miembros del Primer Comité don Pablo Rener Valle, don Luis Mena Solórzano y don Carlos Mena Solórzano.

Unos a recordar y otros a saber: Mientras sucedía el albor de la dinastía somocista –un año antes, en mayo de 1937—, rumbo a la primera Constituyente  de 1938 para proclamar “Presidente” de Nicaragua al primer Somoza, las genuflexiones castrenses ideadas por los civiles rastreros, ya había instituido por “Día del Ejército”, el 27 de Mayo, con motivo del cumpleaños de su cónyuge  Salvadora Debayle Sacasa de Somoza. Después de 80 años, allí sigue, la “Calle –conmemorativa— 27 de Mayo”, dirección perpetua…

Para celebrar la fecha del natalicio de su madre política, doña Casimira Sacasa v. de Debayle, tacho la homenajeó a través del Congreso y El Senado de la República, que dispuso el día 30 de Mayo como el día de la madre nicaragüense.  

Alguien recordó uno tantos episodios articulados por la espina dorsal de Rafael Huezo ante los deseos del General Somoza García. Dos genuflexiones de antología, entre 1940 y 1960 circularon los billetes de un córdoba con la efigie de Lilliam Somoza Debayle; el subalterno desempeñaba el cargo de Gerente del Banco Nacional y  dispuso la emisión de ese billete con el rostro y el nombre de la hija. La segunda vez, atendió la comunicación telefónica de “Tacho”, éste expresó a Huezo el deseo comprar en Cuba un alambique para destilar aguardiente, con valor de sesenta mil dólares. Somoza no terminaba los pormenores del “préstamo”, cuando Rafael Huezo lo interrumpió zalamero: “¡Si usted lo desea, y me lo pide, es posible...YA ESTÁ HECHO! ¡Y si es imposible...¡SE HARÁ!”.  

Años atrás relatamos otra sorprendente representación del oportunismo nicaragüense captada el 8 de octubre de 1963, al inaugurarse la Oficina de Telégrafo y Correo del entonces pueblo “Dulce Nombre” en el departamento de Carazo. En la fotografía se aprecia una parte de la multitud congregada frente a los que presidieron el acto, entre ellos, el doctor Emilio Mercado que tomó la palabra en representación de “los endulzados” del municipio; por la Guardia Nacional habló el coronel Francisco J. Medal, y por último, el infaltable homenajeado, el General de División Anastasio Somoza Debayle. Después de las alabanzas, invitaron al dictador a quitar el velo que dejó al descubierto la placa metálica consignataria del local. Al villorrio “Dulce Nombre” el servilismo de los “correligionarios” le cambió el gentilicio por municipio “Dulce Nombre de Somoza”. Otra del caleidoscopio: la historia del “dictador más dulce”.



Dicen que, la sociedad civil en el Tercer Mundo siempre ha sido y, sigue de vagón de cola del Estado, pero eso es acentuado cuando los ejes del poder tienen academias de corifeos. Todos compiten por brindar homenajes, en donde destacan los inmerecidos y descabellados; intentan ponerle luz intensa a la calidad de abyectos. 

Cuando murió “Tacho”,  Manuel F. Zurita inició el panegírico luctuoso con las siguientes frases: “Ya dije que lo amaba tanto, que no tengo palabras para expresar mi duelo, que no sean las que vienen de la tristeza infinita que narran los Santos Evangelios: MI CORAZÓN ESTÁ TRISTE HASTA LA MUERTE. Lo amaba con amor ciudadano y con amor filial, porque su palabra era mi brújula y su mano mi rosa de los vientos, y su sola presencia mi alegría. Antes de Somoza, Nicaragua era un paisaje… digamos con el poeta nuestro, de América y de la raza [Rubén Darío], cuyo culto sistemático fundó y fomentó: No dejéis el odio que dispare sus flechas… Somoza no ha muerto, si el patriotismo vive. El que quiera verlo vivo, que me saque el corazón.”

Entre los elogios a Somoza García, “el Muy Ilustre Ser Canónigo Don Luis Enrique Mejía y Fajardo, Teologal de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana Managüense, pronunció la Oración Fúnebre durante la Solemne Misa Pontifical de Réquiem en sufragio del Presidente Somoza y rindió los Honores de Príncipe de la Iglesia, conforme disposición Canónica que establece esta liturgia para los Gobernantes que murieron en comunión con la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana.”

No olvidemos, los connubios políticos dormitan y despiertan con endulzamientos de oídos; en el Estado, los ministerios se reparten según el poder discrecional o temperado desde el Parlamento. En nuestro país, durante muchos regímenes, los curules –con peldaños–  han sido basamentos del poder discrecional. Pero detrás del “consenso” político siempre hay algún desvergonzado comportamiento rastrero.

En la opinión de Fernando Centeno Chiong (LP, 23//11/2016), “la historia de Nicaragua narra hechos hasta satíricos sobre el servilismo, entre ellos algunos mencionados por Jorge Eduardo Arellano quien afirma que en un certamen de aduladores del general Somoza García se disputaban las mejores frases y entre ellas se destacaron algunas: “Voy a beber agua bendita antes de mencionar el nombre del general Somoza”. O bien otra que decía: “El general pesa 200 libras y de ellas 195 su corazón.”

A las vergonzosas actuaciones, Arellano citado por Centeno, agrega: Sin duda alguna el certamen lo ganó quien orondamente dijo que “el Señor había sido prodigo dándole dinero, poder y familia, pero había sido injusto porque no lo hizo mujer para parirle un hijo al general…”; no eran los tiempos cinéfilos de Arnold Schwarzenegger en el papel del Dr. Alex Hesse junto al Dr. Larry Arbogast interpretado por Danny DeVito, pero allí tenemos el ejemplo de un inseminado mental de la política criolla.

Por supuesto, cualquiera deduce que la anterior expresión subyacen otras condiciones; pero, fuera de la sala de “labor y parto” hospitalario, hubo otro alumbramiento, ocurrió en el Congreso Nacional de Nicaragua. En ese sitio, el jueves, 21 de Enero de 1971, “fue presentado ante la Cámara de Diputados, un proyecto de Ley tendiente a crear un nuevo departamento con seis municipios, cuyo nombre sería el Departamento Somoza. La nota periodística, publicada en Novedades, agregaba: “El proyecto de Ley fue presentado por el diputado, doctor Jorge Urcuyo Balladares. El nuevo departamento estará ubicado en la parte norte del departamento de Chinandega, colindante con las fronteras hondureñas.”

El doctor Urcuyo Balladares, a la sazón diputado de larga data, propuso incorporar al “Departamento Somoza”, los Municipios de Somotillo, Villa Nueva, San Pedro de Potrero Grande, San Tomás, San Francisco de Cuajiniquilapa, y Cinco Pinos. “El  Proyecto de Ley fue aceptado por la Cámara de Diputados y pasó a la comisión respectiva.”

Salvadora de Somoza,
Radiante Luz de los Hogares Nicaragüenses
Anastasio Somoza Debayle siempre estuvo impuesto a cuenta cabal de los intrínsecos alcances del lisonjero proyecto, desde temprana edad la familia Somoza estuvo acostumbrada al resueno de otros avistamientos cortesanos: Estadio General Somoza; Villa El Carmen, Colonia 5 de Diciembre, Colegio Primero de Febrero, Ingenio Dolores, Colonia Luis Somoza, Villa Salvadorita, Puerto Isabel, Puerto Somoza, Oficina de Correos “El Dulce Nombre de Somoza”, y otras ristras de alastes… Sin excluir los padrinazgos de bodas eclesiásticas, graduaciones universitarias, etc.



Podría decirse que a la “Sucesión Somoza” se le escabulló  la División Política Administrativa, nadie de los corifeos logró ganar la presea. Según indica el pasado, en este país siempre habrá seducidos. Nicaragua tiene pódium para vocingleros y alelados tejedores de desmesurados cuando no empalagosos fárragos, destacamos en heredad de lengüetazos. 

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────



lunes, 23 de octubre de 2017

JOSÉ CONSTANTINO GONZÁLEZ (PERIODISTA). Por: Juan Felipe Toruño. Publicado en 1964.


──────────Ω ──────────

JOSÉ CONSTANTINO GONZÁLEZ, 1923. 
Fotografía de don Carmen J. Pérez

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

Del redactor-editor de este Blogspot:

Corresponde al nicaragüense, leonés del barrio San Felipe y, salvadoreño por adopción, don Juan Felipe Toruño, justipreciar a otro nicaragüense que fue parte del conjunto de viejos intelectuales iniciados y que perduraron en las páginas de prestigiosos periódicos. Ambos fueron de esa vieja generación que, en la profesión ejercida, nada empírica, con mucha dificultad podríamos encontrar entre universitarios graduados del presente. En estos recuerdos, un grande habla de otro grande, donde el lazo de la amistad y la profesión los fundió para siempre. Por su parte, Juan Felipe Toruño (León, Mayo 1898 - † El Salvador, Agosto 1980) marcó éxitos de mucho prestigio; en 1951 la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua lo distinguió otorgándole el Doctorado Honoris Causa; en 1960 fue declarado el periodista más distinguido de El Salvador.

Al enterarse Toruño de la muerte del colega, escribe estremecido, lo contextualiza y lo distingue de forma laudatoria, pero un párrafo establece con exactitud la calidad profesional: “En mis 46 años de periodismo activo y en mis viajes a lo largo del Continente, no he hallado periodista más sagaz, más astuto, más dinámico, más oportuno, más valiente, más perspicaz, ni más periodista que José Constantino González.

En febrero de 1997, la fundación Periodismo y Cultura “William Ramírez” y la Alcaldía de Managua, dedicaron una placa metálica conmemorativa con el nombre de José Constantino y de otros periodistas insignes, la instalaron en el  sitio denominado “Rotonda del Periodista”; del que no está demás decir que es un sitio inconveniente, porque está en un punto de acceso peligroso para cualquier visitante; alrededor de ella todos los días circulan miles de vehículos.  

El diario La Prensa en su edición del 19 de febrero de 1997, recordó a González mediante una síntesis de su participación al lado del General Augusto C. Sandino, a saber:

“Este año los periodistas homenajeados son: José Constantino González, César Vivas Rojas, Francisco Espinoza Rodríguez, Guillermo E. Arce, Manuel Díaz y Sotelo y Octavio García Quintero.

José Constantino González nació en 1884 y falleció en 1964. Viajó en 1920 a la Unión Soviética en compañía del peruano Juan Carlos Mariategui, estuvieron en Moscú. Fue expulsado de Nicaragua durante el gobierno del general Emiliano Chamorro Vargas, se asiló en El Salvador donde fue amigo de Farabundo Martí. Editó la revista El grito de la raza, haciendo campaña a favor de la lucha del general Augusto C. Sandino.

La Legión Latinoamericana. Sentados de I. a D. José de Paredes, Sócrates Sandino, y el periodista José C. González. De pie: Andrés García Salgado, Gregorio Urbano Gilbert y Rubén Ardilla. En el Centro A. C. Sandino, México, 1929

El 5 de junio de 1929, varios marinos de la fuerza de ocupación norteamericana, en estado de ebriedad, acompañado de prostitutas, profanan el Cementerio San Pedro. José Constantino González se encuentra en Frankfurt, Alemania, como representante del general Sandino, en el Segundo Congreso Mundial Antiimperialista, denuncia el hecho y logra sea condenado. Se desempeñó como secretario del general Sandino y lo acompañó en su viaje a México. Fue profesor de historia de Nicaragua de Rigoberto López Pérez”.

No sé si en aquella fecha, del homenaje, los agremiados de la comunicación social no pasaron por alto la evocación sustancial e imprescindible hecha por Juan Felipe Toruño; por ese motivo, con otra satisfacción reabrimos las páginas del recuerdo con el texto dedicado por el amigo y colega de González. Nadie se acuerda de sus libros, y pocos del presente saben de la cimentada estatura intelectual de ellos.

Reencontrémonos con sus recuerdos.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

JOSÉ CONSTANTINO GONZÁLEZ (PERIODISTA). Por: Juan Felipe Toruño. En: El Centroamericano. León, Nicaragua, 9 de Mayo de 1964. No. 13.504. Pág. 2.

JUAN FELIPE TORUÑO
Revista "Darío", Mayo de 1922

Las calles de San Salvador y de otros países de América y de Europa,  sintieron los pasos urgidos de un hombre, en afanes periodísticos: el que aún en medio de fiestas  y de expansiones gozosas, si había un motivo para el diario, y más si era de esos intrincados, dejaba todo y acudía presuroso para obtener el informe, en el reportazgo o el artículo periodístico ---JOSÉ CONSTANTINO GONZÁLEZ, era antes que todo, periodista. Únicamente eso: periodista. Nada de lirismo, ni de románticos entretenimientos literarios. En mis 46 años de periodismo activo y en mis viajes a lo largo del Continente, no he hallado periodista más sagaz, más astuto, más dinámico, más oportuno, más valiente, más perspicaz, ni más periodista que José Constantino González.

En un artículo que publiqué en mayo de 1955, expuse cómo, un seis de diciembre de 1926, cuando conducían al Coronel Juan Aberle para la Penintenciaría Central, donde fue fusilado, en la ambulancia, en que iba el reo, ahí junto al motorista, iba también un soldado era José Constantino González, con uniforme, rifle y cartuchera. Fue quien reportó a DIARIO LATINO detalles del suceso y una entrevista efectuada con quien estaba en capilla. De esto sabe bien don Saturnino Rodríguez Canizalesa, que era Director de la Penitenciaría y que vive aún para relatar anécdotas y sucesos de otras épocas, sugestivas y vividas. Dije también cómo, en tanto otros forcejeaban en Venezuela para entrevistar al Presidente Isaías Angarita, él, el primero, efectuó el reportazgo enviándolo por hilo directo a El Universal, de México. Y cómo en Léon, mientras otros directores de diarios, con intérpretes al lado, eran rechazados en las puertas del pullman, en que viajaba un Chas G. Long, Constantino hizo lo contrario, sobre el taburete que llevó de una refresquera se metió como un bólido por la ventanilla y cayó cerca del Delegado estadounidense. Y cuando los soldados de la marina quisieron atraparlo, él protestó enseñando carnet –que no lo era porque él no cargaba con tales papeles—y el mismo Longo lo defendió permitiendo la única entrevista que se publicó en El Eco Nacional... Y narré igualmente otras aventuras más, como para ser descritas por un Conan Doyle. Pues bien: ese hombre dinámico, ese periodista extraordinario, ha fallecido en su ciudad natal, León, Nicaragua, víctima del corazón, después de fatigarlo tanto a lo largo de setenta y dos años.

Caminaba yo sin rumbo por la tarde, sobre la Avenida Independencia, con una flor de aburrimiento que dispersaba sus pétalos en mi ánimo, cuando oí pronunciar a gritos, mi nombre, por dos veces. Como suele ocurrir aquí, que por ser una persona conocida se le habla aunque no haya motivo para ello, no atendí; pero a un tercer grito y viendo que un hombre corría hacía mí, me detuve. Era José León Montes, quien al plantárseme enfrente, me dijo:

--- Murió hace pocos días José Constantino González, en León....

--- ¿Y eso?  --interrogué sorprendido, aunque ya sabía que de uno a otro día me llegaría la noticia, pero como ninguno de los cercanos amigos de allá me habían informado, dudé; más él insistió y se fue. Entonces...

Aquella flor de aburrimiento, se transparentó en evocaciones. Se me echó encima un alud de recuerdos: ya en León, en El Eco Nacional y del que fue su fundador, y donde yo comencé a laborar en el periodismo un 18 de abril de 1918  ---mismo día en que estoy escribiendo estas líneas a la memoria de quien fue compañero de correrías, en aventuras de diferentes carices, en actividades periodísticas y en otras que convergían hacer un tanto placentera la vida. Y me siento con él, ya en ese León incrustado en mi vida; activo siempre, remando con el brazo izquierdo para alcanzar distancias o noticias; ya en San Salvador, dentro de la charla grata y la bohemia de lapsos gloriosos; ya en Guatemala, o en México, laborando él para El Universal. Ya a la orilla de su lecho, aquí, en el hospital Rosales, después de que, con un balazo que le atravesara un pulmón, se abalanzó contra Antonio Zelaya, costarricense, le quitó el arma y le disparó la única bala, quebrándole el antebrazo, que éste, Zelaya, colocó frente a su cabeza. De lo contrario lo hubiera matado. Todo porque González desplazó a aquel que “levantaba” una edición extraordinaria de “Revista de Revistas” de México, y González se le adelantó llenando la edición del “Universal Ilustrado” del mismo México. Lo veo en las discusiones con exilados aquí, en 1926, don Julio Portocarrero, doctor Manuel Cordero Reyes, Doctor Antoquio Sacasa al que sacaba de sus reductos Constantino con aquella risita afilada, que la mantuvo siempre hasta en los momentos más difíciles de su existencia; ya colocando a Leonardo Montalbán en apuros, cuando le quitó el timón del vehículo a Emilio Sauri, en un viaje nocturno que hacíamos a La Libertad, yendo a estrellarse el vehículo en un poste de telégrafo, pero continuando el viaje... Ya en mi cuarto de trabajo y de holgorios, en disputas con Rodolfo Duque, hijo, díscolo siempre, azuzado por Jorge Pinto y riéndose ante las amenazas de Rodolfo y las ocurrencias de la Piocha Meléndez, los dos fallecidos trágicamente. En fin...la última vez estuve en la casa donde habitaba, en León siendo su huésped por un día. “Estaba sentenciado –como dice J. Clemente Zenea en Al pasar su Cadáver--, ya tenía puesto el pie en el primer escalón de la eternidad”.

Bueno. Dije en mi artículo del sábado próximo pasado al referirme al doctor Juan de Dios Vanegas, que de nuestra generación están quedando muy pocos. Todos van con el mismo rumbo hacia el misterio. Todos se dirigen al punto final de una existencia. ¡A ver cuándo me corresponde a mi capturar lo que está en lo infinito de los enigmas!

La vida, en esa generación precursora, que se adelanta a los movimientos de vanguardia en 1927, nos unió para marcar un hito en la historia de las letras nicaragüenses, de la vida social leonesa, de la bohemia inigualada, en ese lapso único de singularidad en hechos de los que alguna vez relataré pasajes de viva voz, si es que el corazón no me hace un guiño culminante. Hablaría entonces de las equivocaciones existentes al hablar de Alfonso Cortés, como de Lino Argüello, quien vivió en mi cuarto cerca de dos años y a quien conocí en sus detalles más íntimos, hasta en lo de su novia –novia ideal que tuvo y que se casó con un profesional médico—a la que le dijo en unas rimas:

                                       “Cuando duermes, Gisela
                                         cuando duermes,
                                         ¿no oyes que te llama
                                         el ángel de mi guarda?..

Y aquí estoy, ausente más presente, como dijo D’Annunzio en las funerarias ceremonias para Victorio Emmanuel. Aquí estoy, firme y leal en la amistad. Mirando, cual lo expongo en un poema de mi libro HUÉSPED DE LA NOCHE, cómo se alejan, y me quedo. Otros llegan y los recibo (me refiero a los que entran a las letras) viendo llegar y viendo partir en este inmenso muelle de la noche (el mundo).

Hermano en las inmensas y difíciles luchas del periodismo, compañero en las luengas jornadas del existir en los esfuerzos continuados. Gozosos en la placentera diligencia del trabajo. Tú que fuiste casi único en América, en esto del periodismo, que desentrañabas lo que pareciera menos desentrañable, te digo mi jaculatoria de recuerdos y noto que, en esta soledad, más solo, hay que colocar el optimismo y la comprensión sobre todas las circunstancias, que la vida como la muerte lo son. Ve si le puedes hacer una entrevista a San Pedro y me la envías con el que tenga que venir a la tierra para seguir la trayectoria humana.

Tal vez  --cuando llegue por ahí—nos encontraremos en uno de los recovecos de la eternidad y reanudaremos lo que tal vez dejamos sin terminar.


San Salvador, 18 de Abril de 1964.                        J.F.T.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

Dos artículos de José Constantino González; en París, 1923. 

EN LA TUMBA DE ALFONSINA PLESSIS*

*******************************

*********************************

(Del Libro Inédito De “Mis Peregrinaciones por Europa”

         A mi adorada Gina, que supo inspirarme esta página que yo le consagro con todo el afecto de mi corazón.

         EL CIELO de París se había tornado más melancólico y el ambiente más impresionante aquella tarde inolvidable, cuando penetramos conmovidos al Cementerio de Montmartre, a buscar entre las cruces y los funerarios monumentos la tumba de la infortunada Margarita. Caía una llovizna menuda también, y una claridad indecisa, una luz pálida se filtraba a través del follaje de los árboles que dan su sombra piadosa a los sepulcros.

         ¿Lo recuerdas? Tú, como la infortunada y adorable heroína de Dumas, reías y llorabas; algo pasaba en el fondo de tu ser; un soplo misterioso quizás de aquel espíritu abnegado y sublime de mujer, te agitaba. Yo no pude mirarte más. En tus pupilas humedecidas por las lágrimas, en tus miradas penetrantes y extrañas, en tus prolongados sollozos, y hasta en tus trémulas palabras, adivinaba que sufrías. Respeté tu dolor y lo hice mío, mientras caminábamos confiando al acaso el ponernos frente a la tumba que buscábamos…

         Tus ojos lánguidos y tristes, se fijaban con avidez en todas las inscripciones de los sepulcros; leías nerviosamente sus leyendas, como se lee un mensaje inesperado de dolor, y después exclamabas con intensa pesadumbre:

         -- ᾽!No; no es la de ella…!᾽, y seguías caminando en aquellas callecitas estrechas y húmedas, por donde solo transitan el Dolor y la Muerte, como una sonámbula.

         ¡Qué adorable me parecías entonces, transfigurada por un sentimiento de suprema piedad! ¡Qué romántica, qué espiritual y sensitiva!

                   -- ᾽Si no la encontrásemos… Pero no; no puede ser!  Yo sé que aquí está ella, como está en mi corazón; yo sé que aquí vive, como vive en mi recuerdo. Armando –proseguías— levantó un pequeño monumento a su adorada Margarita, y no me iré sin verla…᾽

         Estas últimas palabras se confundieron con el piar de las avecillas en la arboleda, despidiendo al crepúsculo, y a cada instante que pasaba, yo me ponía más y más conmovido, y la luz más vaga y el cielo más gris. Habíamos ambulado mucho, pero estábamos insaciables. ¡Oh piedad humana que ennobleces las almas y fortificas y alientas los corazones! Tú estabas obrando tu milagro en el fondo triste de nuestro ser!

         De pronto, se iluminó tu rostro con la claridad de una alegría magnífica, y  te agitaste como una mariposa, radiante de felicidad.

         -- ᾽Aquí está!, es ella, me dijiste con conmovido acento de una infinita y  acariciante ternura; es ella; ven!᾽.

         Se había realizado nuestro sueño, mantenido a través del tiempo y la distancia, por el entusiasmo  y el amor de nuestros corazones. La promesa suprema, que era como un invisible lazo que ataba nuestro deseo, se cumplía en un crepúsculo doliente, así como lo habían presentido nuestras almas: todo lleno de sentimentalidad y de romanticismo.

         Estábamos solos en aquel sitio en penumbra,  y nadie podía impedirnos rendir el culto de nuestra veneración a la memoria de la infortunada Margarita, junto a su sepulcro mismo. Quizás la presencia de un ser extraño hubiera hechos menos íntimo nuestro supremo goce de recordar y nuestra suprema embriaguez de sentir.

         El sencillo túmulo que se levanta junto al muro agrietado y negro del Cementerio de Montmartre, a la sombra impasible de un castaño evocador, en cuyo ramaje el viento entona a Alfonsina una dulce canción, estaba cubierto de flores simbólicas: camelias y margaritas. También había sobre él, algunas rosas rojas, emblemas de pasión.

         Otras almas, gemelas de las nuestras, habían venido con su ofrenda para la heroína del sublime poema de amor. ¿En qué  país de soñadores, en qué tierras lejanas concibieron ellos como nosotros el ensueño realizado de esta sentimental peregrinación? Quién sabe,  y es mejor que lo ignoremos. ¡Oh, si todo se pudiese mantener en el misterio! ¡Si los secretos del alma no pudiesen profanar! ¡Si todo lo ignorásemos!

         El túmulo es humilde y sencillo como fue el origen del ser divinizado por el amor cuyos despojos guarda. Ostenta un monograma con las iniciales de ella,  y en una blanca placa de mármol, esta conmovedora y breve leyenda: “Alfonsina Plesis. ~ De profundis”.

         Alfonsina y Margarita son dos nombres distintos y un solo ser verdadero que vivirá para la eternidad en la “Dama de las Camelias”, mientras haya un corazón que ame y que sufra; mientras sea el amor, intenso y sublime, que llega hasta la locura y hasta el sacrificio, lo más sagrado y hermoso que hay en el miserable y frágil barro humano.

         ¡Oh, cómo es posible olvidarlo!

         Tus manos y las mías deshojaron las flores de la ofrenda sobre aquel sepulcro; tus lágrimas y las mías humedecieron aquella fría piedra tumularia; tu alma y la mía se comprendieron mejor junto a la tumba de la dulce camelia que estrujo la muerte, la desventurada Alfonsina Plessis, cuya historia evocamos conmovidos en el Cementerio de Montmartre, en “una tarde triste de los más tristes días…” ¿Por qué?  Porque el sufrimiento es eterno y el placer efímero; porque Margarita estaba en el fondo de tu ser y Armando en el del mío; y en ese momento inolvidable, la historia de ella era nuestra propia historia, soñada primero y vivida después…

         Anochecía… El Cementerio de Montmartre se llenaba de sombras y  nuestras almas de lejanos recuerdos, cuando lo abandonamos con los ojos humedecidos por el llanto.

         ¡Afuera, París se entregaba a su bulliciosa loca y alegría!

                                                                  París, Junio de 1923.

*******************************

*****************************

ORACIÓN PAGANA A LA GIOCONDA

(Contemplando el maravilloso lienzo de Leonardo de Vinci en el museo del Louvre)

         AQUÍ estoy frente a ti, suprema deidad que has ejercido poderosa influencia sobre mi mente soñadora  y me has atraído con fuerza irresistible y misteriosa!

         He venido de muy lejos, como el peregrino que llega al santuario donde impera la imagen de sus adoraciones, para ofrendarte lo mejor y más puro de mi espíritu. ¡Traigo para ti el incienso de mi amor y la mirra de mi adoración!

         ¡Tengo cerrados los ojos para todo y abiertos únicamente para mirarte!

         ¿Me sonríes? Tu sonrisa es enigmática y turbadora. Tu sonrisa es impenetrable como el misterio e impasible como la muerte. ¡No es una sonrisa la tuya! ¡Es un perfume de gracia diluyéndose en tus labios como en los intangibles pétalos de una flor celestial! Es también una claridad que ilumina tenuemente tu rostro y lo circunda de mágico encanto! Las diosas no tenían tu sonrisa en la serenidad magnífica del Olimpo. ¡Tu sonrisa es única e incomparable!

         ¿Me miras? Tu mirada trastorna y enloquece. ¡No es una mirada la tuya! Es un alma arcangélica y divina que asoma a tus pupilas y envuelve a los seres en un nimbo de luz. Bajo el poder milagroso de tus ojos, se adormecen y se magnifican las almas.

                   ¡Te cantan los poetas, te arrullan las melodías de las más tiernas músicas, te roban los fanáticos adoradores de tu gracia, te buscan los pálidos peregrinos del Ensueño, que vienen de lejos a ofrendarte lo mejor y más puro de su espíritu, pero nadie se atreve a descifrar el Enigma de tu sonrisa ni a penetrar en el Misterio de tu mirada…! ¡Colocada en lo más alto del pensamiento y del sentimiento humanos, allí quedas intangible, como estrella de divino fulgor que derramarás sobre ellos imponderable y apacible luz!

         ¡Gioconda! ¡Monna Lisa! ¡Suprema deidad de mis celestes adoraciones! Eres tú misma la que está ahí eternizada por el genio de Leonardo, inspirado por los dioses, y  no me atrevo a mirarte, porque me posee un sagrado temor de creyente!

         ¡Es mi corazón el que salta sobre ti! ¡Es mi pensamiento el que te circunda! ¡Es mi adoración la que te exalta! Es la oración pagana la que florece en mis labios, en tanto que me miras con mirada misteriosa y me sonríes con sonrisa indefinible!

JOSÉ CONSTANTINO GONZÁLEZ
París, mayo de 1923

*******************************
*Publicado en: Nicaragua Informativa. Semanario de la Vida Nacional. Año IX. Managua, Nicaragua, C.A. Febrero de 1925.  Números 157, 155, 159, 160. Director y Propietario: Lisi Lacayo S.

domingo, 24 de septiembre de 2017

“PUERTO ISABEL” DE NICARAGUA, OTRO ENCLAVE QUE FUE...



──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

El círculo estrellado muestra Prinzapolka. Entre las posiciones costeras de Prinzapolka y Tahuantla se encuentra “Puerto Isabel”, un puerto privado que una compañía extranjera opera en Nicaragua sin rendirle cuentas a nadie. ¿Sabía usted que este puerto existía?

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

Del Director-Redactor del Blogspot:

Aquel puerto marítimo construido en la parte meridional de la Costa Atlántica de Nicaragua, que por más de un lustro desarrolló infraestructuras y labores poco más o menos encubiertas, lo nombraron “Puerto Isabel”,  agregado a los sucesivos homenajes dedicados al círculo familiar de la dinastía somocista. El nombre de esa generosa concesión portuaria, en estado de enclave”, fue escogido o dedicado  –o sea, en cumplidas gracias por el ventajoso negocio minero— a la esposa de Luis Somoza Debayle,  la señora Rosa María Isabel Urcuyo Rodríguez.

Entre los pocos datos que es posible obtener sobre el “Puerto Isabel”, están los consignados en el libro de la doctora María Dolores Ferrero Blanco, “La Nicaragua de los Somoza”. Refiere el estrecho vínculo entre la familia dinástica  y las transnacionales mineras norteamericanas, situadas en la cúspide del lucrativo negocio áureo dándole a Nicaragua en la década de los 60s., el nada ventajoso quinto lugar en la producción de oro, continental. Agrega: “La producción de minerales alcanzó en Nicaragua en esa misma década, un total de 15,000.000. USA$ en exportaciones. Sin embargo, los impuestos pagados al Estado fueron mínimos y  las condiciones laborales en las minas fueron durante todo el tiempo lamentables.”

Cualquier nicaragüense del presente ubica con facilidad el Puerto de San Juan del Sur, pero la mayoría y, máxime, los habitantes de la región del Pacífico, occidente, zona central y norte, desconocen dónde está localizado ese embarcadero que fue construido y utilizado de manera discrecional por la Compañía Luz Mines Company.  ¿Por qué publicamos esta historia?  Porque “Puerto Isabel” es parte de una historia nacional que parece sentenciada a la perennidad, especie de tradición secular donde prevalecen las grandes líneas del problema, la ausencia de honradez, integridad, honorabilidad, decencia, rectitud, moralidad.

Antes de la concesión subrepticia del “Puerto Isabel”, entre otros actos lesivos, no olvidemos el  tratado firmado en Washington el  5 de Agosto de 1914, por el Ministro Plenipotenciario General Emiliano Chamorro y el Secretario de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, William Jenning Bryan, que entregó el territorio nacional a los Estados Unidos de Norteamérica para la construcción del Canal Interoceánico y que fue abrogado en 1970, con el anunció que le correspondió hacer a Mr. Charles A. Meyer, Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Latinoamericanos conjuntamente con Anastasio Somoza Debayle, Presidente de Nicaragua.

El pasado de nuestro país no entrega un presente promisor, mucho menos respecto a la historia del poder. Los nicaragüenses hemos sido incapaces de sobreponernos a muchos errores del pasado. Esta historia del “Puerto Isabel” no es más que otro ejemplo de los grandes precipicios de nuestros problemas;–. Cuando por fin alguien destapó el asunto, el Gobierno respondió que según "lo convenido", el Puerto construido por la transnacional minera sería propiedad de Nicaragua en el año 1978.  

       En esa época fue el tercer puerto más importante en Nicaragua, administrado por las transnacionales mineras de capital norteamericano; desde Siuna transportaban sobre los ríos Wany y Prinzapolka para llegar al Puerto --privado-- Isabel. De ese puerto sólo quedan sombríos vestigios. Cuando fue creada la Empresa Nacional de Puerto, mediante Decreto 405 del 10 de Mayo de 1980, el "Puerto Isabel" fue incluido en la lista de objetivos. Ahora no existe ni "Puerto Isabel" ni asoma ningún "Puerto de Aguas Profundas" que tanto falta hace al comercio de Nicaragua, en donde diario se habla de crecimiento económico, aunque este ronde o sea igual a los indicadores de 1977.

Entonces, recordemos cómo la corrupción desde las esferas del poder gubernamental, suele hacer y deshacer a espaldas de los nicaragüenses. "Puerto Isabel" es otra enseñanza desde el pasado. ¿Hasta cuándo…? Al propósito de recordar estos hechos, hemos escogido tres artículos de nuestro archivo hemerográfico publicados en La Prensa y en el diario La Noticia, en 1964. 

──────────Ω ──────────

PUERTO ISABEL: RICO, EFICIENTE, DESCONOCIDO, Y TAMBIÉN “AJENO”. En: La Prensa, 1º de Septiembre de 1964.

Una compañía lo usa como cosa particular

     De cincuenta personas a quienes se les hizo la pregunta: ¿Sabe Ud. dónde está Puerto Isabel?, sólo cinco habían oído hablar ligeramente de este lugar, y ninguna sabía  dónde está situado exactamente.

  Sin embargo, este puerto está mejor situado y mejor acondicionado que algunos otros puertos de Nicaragua.

Este campamento con bastante comodidad ha sido acondicionado para los empleados de la compañía. Los trabajadores que laboran en el muelle viven en casas semidestruidas, en condiciones deplorables, lejos del muelle. 

¿DÓNDE ESTÁ SITUADO?

      Puerto Isabel se encuentra situado casi en la parte central de la Costa Atlántica de Nicaragua, a unos dos kilómetros de la desembocadura del río Prinzapolka y de la población del mismo nombre, es decir entre Tahuantla y la población y desembocadura de Prinzapolka.

¿CÓMO ESTÁ EQUIPADO?

     Puerto Isabel está provisto de un muelle de doscientos metros de longitud y de veinte de ancho. En su parte final tiene una bodega con capacidad para seis mil toneladas de concentrado; tiene una grúa y varios “pay loader”, aparatos para amontonar el concentrado; una banda sinfín en la cual por medio de un gran embudo de absorción el concentrado es puesto en las bodegas del barco. El personal usado por este puerto es de unos veinte operarios en su mayor parte especializados en el manejo de maquinaria pesada.

El firme muelle del puerto, al cual atracan barcos de gran capacidad, lo envidiaría, por ejemplo, San Juan del Sur. En este muelle, construido no se sabe con autorización de quién en un pedazo del territorio nacional, una compañía extranjera ha establecido un control absoluto, y sólo lo que ella quiere se embarca o desembarca por allí, si ningún control. 

     ¿CÓMO FUNCIONA?

      La broza extraída de la mina La Luz se transporta en “trailers” hasta el pequeño poblado de Limbaica situado en la margen derecha del río Prinzapolca. Allí son embarcados los “trailers” y conducidos hasta un aserrío situado en la margen izquierda del mismo río, del aserrío los “trailers” son arrastrados hasta el puerto. Este recorrido se efectúa en el siguiente tiempo: de La Luz y Limbaica tres hora en camión, de Limbaica al aserrío catorce horas de navegación, del aserrío al puerto media hora de camión.

ALMACENAMIENTO

     Puesto el material en Puerto Isabel se almacena en una inmensa bodega con capacidad para ocho mil toneladas de almacenaje, y allí espera la llegada del barco.

La leyenda “Puerto Isabel” aparece visible aquí en una de las bodegas. Es evidente que los dueños de la compañía que lograron esta concesión quisieron halagar a una persona influyente de Nicaragua al bautizar su puerto privado y particular dentro del territorio nacional. A la derecha, una plataforma para descargar el concentrado a la bodega. 

     ¿CUÁNTOS BARCOS ATRACAN?

     El movimiento marítimo de Puerto Isabel es de cuatro barcos por mes. Los barcos que atracan en este puerto son de la Hamburgo American Line, y son barcos con capacidad para dos mil toneladas de carga. Sin embargo en cada viaje sólo se transportan mil doscientas toneladas de concentrado. De estos cuatro barcos, uno de ellos trae provisiones para el comisariato de la compañía y  materiales para el desarrollo minero.

     Este puerto que no parece estar administrado por la nación, sino por particulares, tiene unos cinco años de existencia, y  su nombre es una adulación para pagar concesión, sólo por razones de abreviatura han suprimido el “apellido” del puerto”.

¿DE QUIÉN ES EL PUERTO?

     Puerto Isabel es propiedad de la Luz Mines Company y es usado por la compañía como quien usa la sala de su casa, con dominio exclusivo, no entra ni sale nada que no sea de la compañía. Lo usa como usa las demás partes del territorio nacional, que tiene bajo su control.

     ¿QUÉ BENEFICIOS PRODUCE A LA REPÚBLICA?

     A la orilla del puerto, está una población miserable. A lo largo de los caminos y  ríos usados por la compañía vive gente pobrísima. Los salarios pagados por la compañía a los operarios del puerto no pasan en su mayoría de un córdoba y cinco centavos la hora. Mientras tanto por esa ruta salen mensualmente seis mil toneladas de tierra mineral, con rumbo a las refinerías y laboratorios en donde se concluye el proceso de la extracción mineral.

     ¿QUÉ CONTIENE EL CONCENTRADO EMBARCADO?

     El concentrado embarcado es tierra mineral que contiene en diversos promedios: oro, cobre, hierro, plata y  otros minerales más.

     La curiosidad de este puerto enclavado dentro del territorio nacional, pero que es prácticamente de los nicaragüenses sino “ajeno”, es digna de destacarse.

Un montón de azufre instalado en el muelle de “Puerto Isabel”, listo para ser embarcado. Los barcos no sólo llevan, sino que también traen mercaderías que son vendidas por la compañía en los pueblos aledaños, sin ningún control de Aduana, impuestos ni nada. 

     Dos Redactores de LA PRENSA que viajaron días hasta llegar a Puerto Isabel, trajeron los datos anteriores, absolutamente objetivos,  y abundantes fotografías en donde se ve el puerto, mucho mejor dotado por ejemplo que San Juan del Sur.

     Bajo el aspecto novedoso de su reporte, queda latente una pregunta ingenua:

—¿Hay alguna autoridad nicaragüense que controle efectivamente este puerto…?

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

MÁS DATOS DE PUERTO ISABEL: NO HAY DECRETO DE FUNDACIÓN

En: La Prensa, 2 de Septiembre de 1964. Pág. 1 – 4.

         ¿Por virtud de qué Decreto fue construido “Puerto Isabel”, el puerto misterioso del cual casi nadie sabía en la desembocadura del “Prinzapolka”?

         En la Ley de Aduanas y Puertos –que nos fue mostrada ayer en la mañana en el Ministerio de Hacienda— se lee que todos los puertos –aún “El Tamarindo”— fueron habilitados mediante Decretos.

         De Puerto Isabel únicamente se lee que fue abierto en julio de 1959; que hay un Delegado aduanero, un Contado y 4 guardas.

         NADIE SABE

         Sobre la forma en que fue fundado este puerto, narramos los siguientes hechos ocurridos la mañana de ayer:

         1. — En el Ministerio de Hacienda, el Encargado de Relaciones Públicas, don Francisco Bonilla, dijo no saber la fecha en que se emitió el Decreto creador de dicho puerto. “Nosotros acabamos de llegar aquí”, dijo, refiriéndose seguramente a él y al Ministro Sacasa Guerrero. (Este contestó que estaba “muy ocupado” cuando los periodistas intentaron hablar con él).

         “Vayan al Congreso a preguntar”, dijo finalmente Bonilla.

         2. — Tanto en la Cámara de Diputados como en la Cámara del Senado, s se nos contestó que no existía ningún Decreto referente a la creación de dicho Puerto.

         3.— En la Recaudación General de Aduanas, el Oficial Mayor, don Laureano Ortega, aclaró un poco la situación. Informó que Puerto Isabel no es “puerto habilitado”, como los otros puertos, y que fue abierto después de una Ministerial del Ministerio de Hacienda.

         (¿Desde cuándo el Ministerio de Hacienda puede ordenar la apertura de un puerto, por medio de una simple Ministerial, sin consultar con el Congreso Nacional?)

         HAY REDUCIDO PERSONAL ADUANERO

         Pese a que Puerto Isabel ocupa el tercer lugar en cuanto al valor de las exportaciones, la Aduana mantiene allí un personal sumamente ínfimo, si se le compara con los otros puertos. (Solamente 6 hombres).

         Como Delegado Aduanero está actualmente, James Bacon.

         El primer Delegado Aduanero, el Mayor Ramón Rojas Ordóñez, viajó a Puerto Isabel, para abrir el puerto, el 28 de junio de 1959. Regresó a Managua en abril de 1964.

         Actualmente es Contador de Glosa en las oficinas aduaneras de la capital.

         EL MOVIMIENTO DEL PUERTO

         El Mayor Rojas Ordóñez fue entrevistado ayer por uno de nuestros Redactores.

         Dijo que por Puerto Isabel –además de la exportación de concentrado de cobre, la compañía Luz Mines importa la maquinaria que ocupa en sus trabajos mineros, la cual no paga derechos aduaneros conforme al artículo 231 del Código de Minería.

Lo que parecen grúas son en realidad transportadores de bandas que llevan el concentrado mineral de la bodega hasta el barco. El equipo que usa el puerto es de primera calidad y sumamente costoso.

         Agregó que también importa Mercadería para los Comisariatos que mantienen en la zona, por la cual paga derechos aduaneros ordinarios.

         Informó que esos derechos aduanero son, mensualmente de 10,000 dólares por derechos consulares  y de 70,000 a…. 100.000 córdobas por derechos aduaneros.

         Expresó también que el movimiento de exportación es aproximadamente de 98,000 toneladas de concentrado mineral por mes; y de 1,000 toneladas de maquinaria, combustible y mercadería mensual.

Un aspecto del final del bien construido muelle, con las dos bodegas principales.

         COSTÓ SIETE MILLONES

         El Mayor Rojas, quien estuvo 5 años allí, dio también los siguientes datos:

         -- Las instalaciones portuarias constaron aproximadamente 7 millones de córdobas.

         -- Los pilotos del muelle son de madera “green heart” (corazón verde), que es traído de las Guayanas, a un costo de 100 dólares por piloto. A pesar de la dureza de esa madera, es perforada por la carcoma y  tiene que ser frecuentemente sustituida.

         LA COMPAÑÍA PAGA LA MITAD

         Por su parte, el Oficial Mayor de la Recaudación General de Aduanas, señor Ortega, agregó que el muelle pertenece a la Compañía Luz Mines, así como también el muelle de Puerto Cabezas pertenece a la Standard Fruit Company y  el el muelle de Esparta pertenece al Ingenio San Antonio.

         Explicó que el gobierno lo que hace es vigilar el movimiento de exportación e importación, cobrando los derechos aduaneros  correspondientes.

         NOTA DE LA REDACCIÓN.— Por datos de la misma Aduana, se sabe que el muelle de Puerto Cabezas pasará a ser propiedad del Estado dentro de dos años, es decir, en 1966.

         ¿Cuándo pasará a ser propiedad del Estado el muelle de Puerto Isabel?

         Como no se saben las condiciones en que fue creado, no puede contestarse esa pregunta.

         También, en lo referente a que la Luz Mines paga la mitad de los sueldos del personal aduanero, nos parece que es una tontería admitir que los empleados que van a fiscalizar a una Compañía reciban parte de su sueldo de esa Compañía.

         Por lo que hace el muelle de “Esparta” del Ingenio San Antonio, este último no lo usa para importar mercadería, sino para cargar azúcar en un pequeño barco que la lleva a Corinto, es decir no es un muelle internacional.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

     INSTALACIONES DE PUERTO ISABEL SERÁN DEL ESTADO EN EL AÑO 1978




En: La Noticia, septiembre 12 de 1964. Pág. 4.

Existe Contrato   
 
* Recaudador General de Aduanas asegura la operación legal del Puerto Privado

“Respondiendo a una excitativa de LA NOTICIA, dirigida al Señor Recaudador General de Aduanas, Dr. León Debayle para clarificar la situación del Puerto Isabel, hemos recibido la carta que dice:

         Por encontrarme ausente del país, no me había sido dado corresponder antes a la cortés excitativa que en su nota editorial del 3 de septiembre corriente me hizo su apreciable diario para que explique públicamente el status legal y el modus operandi del llamado Puerto Isabel (Prinzapolka), en la Costa Atlántica de Nicaragua.

         De conformidad con la Cláusula I del Contrato firmado el 10 de enero de 1958 entre el Dr. Enrique Delgado, Ministro de Economía, en representación del Gobierno de Nicaragua y el Sr. Harry S. McGowan, en representación de la Luz Mines Ltd., —contrato que fue aprobado por el Poder Ejecutivo en Acuerdo No. 10-V, de la misma fecha— se concedió a esta empresa minera el derecho para construir y operar instalaciones portuarias bajo el debido control de las autoridades aduaneras, incluyendo un muelle, bodegas, oficinas, etc., en la Costa Atlántica, a cinco kilómetros al Sur de la desembocadura del Río Prinzapolka.

         La empresa se obligó a hacer una inversión de C$4,000.000.00. en obras portuarias  y vías de comunicación, todas las cuales pasarán a ser propiedad del Estado al expirar el plazo de 20 años del Contrato.

         Se previó, en el mismo documento (Cláusula IV) que el Gobierno establecería una delegación aduanera en un “lugar apropiado puesto a su disposición por el contratista, cerca de las obras portuarias para efectos aduanales de control y vigilancia de los embarques de productos para el exterior y  de desembarque de mercaderías para el interior”.

         El propósito era encontrar una vía marítima de accesible salida para la exportación de la broza y concentrados de cobre, semielaborados, de la mina “Rosita”, distancia 60 kilómetros de Siuna, que la “Luz Mines Ltd.” posee en esa región; minerales que por su incomunicación y difícil acceso no podrían ser explotados en forma costeable, sin encontrarse una ruta a la vez terrestre, fluvial y marítima apropiada para transportar el mineral de cobre hacia los centros de su proceso final de elaboración en el exterior; pues la mina “Rosita” se halla localizada en un lugar lejano de Puerto Cabezas, sin comunicación por tierra a este puerto habilitado.

         El muelle proyectado quedó terminado —a un costo aproximado de un millón de dólares— durante los primeros meses del año 1959. Sus dimensiones son: 2.800 pies de largo por 150 pies en su parte más ancha, y 40 en la porción más angosta. En su atracadero hay una profundidad de 18 pies, en marea alta.

         Construidas las instalaciones portuarias y los medios de comunicación fluvial hacia los minerales por el Río Prinzapolka, la “Luz Mines Limited” solicitó y obtuvo del Gobierno autorización para iniciar a través del nuevo puerto –en julio de 1959— las operaciones de importación de maquinaria, implementos y útiles necesarios para su explotación minera y la exportación de sus productos.

         En “Rosita” la empresa ha instalado la maquinaria necesaria, incluso una planta para producir el ácido sulfúrico que se requiere para la concentración del cobre. Trabajan con la Compañía en ese lugar, alrededor de 300 nicaragüenses, entre obreros y oficinistas. Existen además allí: un Comisariato donde se expenden provisiones a bajo costo para los trabajadores de la empresa, y un hospital para la atención de los mismos.

         Las vigilancia aduanera en el puerto está a cargo directo de una Delegación compuesta de un Delegado, un Control Vista y cuatro guardas, que ejercen sus funciones dentro de la jurisdicción de la Administración de Aduana de Puerto Cabezas. Por tratarse de operaciones aduaneras que se hacen únicamente para la empresa minera aludida, no existe una aduana habilitada para el comercio de importación y exportación en general.

         En esas condiciones, las actividades de Puerto Isabel se limitan a las exportaciones que hace la “Luz Mines Limited”, de concentrados de cobre en polvo, a granel; y a importaciones de la misma empresa consistentes en maquinaria y combustible para su operación y en mercaderías para su expendio en el Comisariato de la mina.

         Dando respuesta a las preguntas concretas que se formulan en el editorial de “LA NOTICIA”, he de explicar que nuestros aranceles no establecen ningún impuesto sobre la exportación de broza de cobre, ni sobre el cobre mismo. Por ese motivo, la “Luz Mines Ltd.” paga al hacer tales exportaciones, solamente el 2 ½% como participación del Estado, sobre el valor bruto de los metales que resultan al efectuarse el análisis químico en el país de destino; todo ello, de conformidad con el Arto. 242 de la Constitución y el Arto. 13 del Decreto Ejecutivo del 7 de abril de 1945.

         Por el lado de las importaciones, la empresa goza de los beneficios que a toda explotación concede el Arto. 231 del Código de Minería sobre la maquinaria y demás productos necesarios para la operación y  mantenimiento de sus minas. Pero sí paga todos los impuestos y derechos –al igual que cualquier otra empresa o individuo— sobre las importaciones de mercaderías en general que se expenden en el Comisariato. El monto de las recaudaciones provenientes de Puerto Isabel por ese concepto, durante los últimos años es como sigue:

Año          Derechos Generales            Derechos Consulares
                      En Córdobas                           En Dólares
1961              C$ 622,165.33                         US$ 74,538.20
1962                   644,502.04                                  87,264.12
1963                   494,502.74                                  70,928.46
1964                   228,486.31                                  25,897.18

         Gustosamente suministraré a Ud. cualquier otra información adicional que estando dentro de la órbita de mis atribuciones aduaneras, se deseare sobre este particular.

         De Ud. muy atentamente,

                                         León Debayle
                RECAUDADOR GENERAL DE ADUANAS”

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

PIDEN USO DE PUERTO PARA NICAS

         Puerto Isabel es una necesidad para la exportación de cobre que hacen las empresas mineras que operan en Nicaragua, se comentó ayer en los círculos económicos de la capital, con motivo de un reportaje de LA PRENSA, en que este diario presentó por primera vez la realidad de un puerto bien dotado y casi desconocido.
         Eso puede ser cierto, pero los vecinos de la región, estiman que el puerto sólo sirve a la compañía y no a los nicaragüenses.

¿CUÁL ES EL PROBLEMA?

         El problema es que Puerto Isabel además de servir a la compañía que lo  instaqló podría servir (como todos los puertos) a los madereros de la zona, pequeños empresarios nicaragüenses que sacan sus maderas en la región y la embarcan en buques que (como el de la foto) tienen que quedarse muy lejos del puerto y frente a éste, sin atracar a su muelle.

¿CÓMO LO HACEN?

         Por ahora el transporte de la madera se hace arrastrando las tu cas por el río hasta el mar, y luego hasta el barco, que la carga para llevarla al extranjero. Este barco permanece en las cercanías de la costa sin poder atracar en el puerto. Esta difícil y costasa vía, estropea un buen porcentaje de madera de caoba, la cual, debido a su alta concentración de tamino, se mancha al contacto con el agua salada. Este rudimentario sistema de transporte podríamos sustituirlo si pudiéramos usar la carretera y el puerto de la compañía, ya que ella sólo lo usa cuatro o cinco veces al mes”, dijo un maderero.

         “La necesidad de abrir ese puerto es cada vez más urgente”, expresaron otros madereros de la región.

         De no hacerse tal cosa, el proyecto de ley  presentado por un diputado de Puerto Cabezas terminó con la mayoría de los pequeños cortadores, ya que ese proyecto ordena que no se exporte más que madera aserrada, la cual sólo puede ser embarcada a través de un puerto, ya que la madera en su forma elaborada no puede ser arrastrada por el río.

         ¿Y cómo podemos construir un puerto con nuestros escasos recursos? se preguntan los madereros, si apenas bajamos con raquíticos préstamos hechos a un interés del 8 por ciento anual, el 1 por ciento cada ciento ochenta días, y un medio por ciento en calidad de aseguro, todo a un plazo de 18 meses con permisos para cortar sólo un año. En cambio las compañías extranjera tienen concesiones de por vida, y dejan de cortar cuando ellas quieren. Esas compañías que obtienen ganancias fuertes, se niegan a prestar o entrar en arreglo sobre el uso de ese puerto hecho en territorio nicaragüense, pero ajeno.

         Además de eso, gran cantidad de pequeños comerciantes de la región, piensan que si por allí se trajera mercadería y productos básicos para la alimentación de la Costa Atlántica, la carestía de la vida podría reducirse en un cincuenta por cientos,  y una libra de arroz no costaría como ahora uno cincuenta, ni una libra de frijoles un córdoba, ni una libra de azúcar también un córdoba.

      Realmente por allí entran alimentos y cosas de primera necesidad pero son para la compañía, para los dueños de Puerto Isabel.

──────────Ω Ω Ω Ω Ω ──────────

.